Las entrevistas txistorreras

Sea con preguntas de nuestros lectores o sea respondiéndonos a nosotros, no tienen desperdicio. Y hay quien se atreve a responder...

Entrevistas

Incorrección política

El análisis y comentario político, de cuestiones navarras y del resto del mundo, nos lo da sin tapujos el politólogo y escritor Juan José Domínguez

Juan José Domínguez

Hablemos de dineros...

Con lo que nos cuentan El Filibustero y Jesús Jiménez, "Er Jimi", entendemos de fábula las cosas de la Economía navarra y del mundo

Economía

viernes, 6 de noviembre de 2009

Desde Washington: Al Gore ya no se lleva

Por LEIRE ÁRIZ SARASKETA
Corresponsal txistorrera en los U.S.A.


¿Gente durmiendo frente a la taquilla para conseguir unas entradas? No, no se trataba de un concierto de los Rolling, sino de una entrevista de la CNN a Hillary Clinton y a Robert Gates el pasado 6 de octubre. Con mantas, termos calientes y gorritos de lana, unos dos centenares de estudiantes esperaron durante más de 6 horas a tener su ticket para la grabación. Después de semejante experiencia, se esperaba más de lo mismo ante la visita de Al Gore para presentar su nuevo libro, Our choice (Nuestra elección). Pero de eso nada. Sólo tres cuartos de hora antes de que abrieran la taquilla, yo era la cuarta en la cola.

¿Y eso cómo se come? “Después de aquel documental -Una verdad incómoda- ya nadie lo ve como antes”, explica Tay Tufenkjian, de Florida. Efectivamente, tras convertirse en líder contra el cambio climático y ganar un Nobel de la Paz, ya no se le puede ver como cuando era vicepresidente de Estados Unidos... ¿Quizá ahora sea una autoridad moral? Puede, pero lejos de que eso le merezca la admiración de los estudiantes, parece que la mayoría perciben a Gore como una figura que no está de moda. “Alguien del pasado”, según Tufenkjian, al que era interesante ver cuando tenía poder, pero que pierde atractivo al dedicarse a firmar libros.

¿Tan radical es el cambio en el nivel de popularidad de los políticos cuando salen de la Casa Blanca? ¿O se debe a algo en especial? Clinton tuvo a gente durmiendo en la cola esperando a verla, cinco detectores de metales a la entrada y un elenco gigantesco de policías cacheando sospechosos. Gore no ha tenido nada de eso, ni tampoco ha llenado el auditorio. Aunque eso sí, quien le sigue lo hace con total entrega. Tres minutos de aplausos en pie del auditorio lo demuestran. Y es que aunque su oratoria no llegue al nivel de la de su compañero Obama, cuando deja de lado la faceta de profesor de energía eólica y toma el papel de líder para motivar al público, el tipo tiene gancho.

Nuestra elección... solucionarlo
“Agotar egoístamente todo lo que hoy día tenemos y no dejar nada a las generaciones del futuro sería el acto más inmoral jamás cometido por ninguna generación que ha vivido en la superficie de este planeta”, dijo. Y es que, al igual que lo fue en su película, el objetivo de este nuevo libro también es poner de relieve la importancia de luchar contra el cambio climático.

Con una excepción. Mientras que el documental analizaba las causas de la crisis, Our Choice -cuya recaudación íntegra será para la Alianza por la Protección del Clima- pretende ser una segunda parte en la que buscar soluciones. Desde la energía solar hasta los molinos de viento, Gore analiza en cada uno de los capítulos todas las alternativas para resolver lo que ha llamado “el problema moral de esta generación”. O al menos, todas las alternativas de las que se ha hablado hasta ahora. Porque ninguna de ellas es ni nueva ni suya, con lo que el libro parece más bien una puesta en orden de todo lo que ya se ha dicho. ¿Buscará sacar tajada y ganarse la vida hablando del medio ambiente? ¿Incrementar su popularidad? ¿O utilizar esa fama para concienciar al mundo?, se preguntan algunos.

Él, obviamente, lo tiene claro. “Lo que quiero evitar es que nuestros nietos hereden un mundo de destrucción y nos pregunten: ¿Qué estábais pensando? ¿No escuchasteis a los científicos? ¿No vistéis que los polos se derretían?”.

Por eso, aunque sea con unos pocos seguidores menos y unos muchos puestos más abajo en las listas de personas más influyentes, Al Gore seguirá dando charlas y firmando ejemplares a lo largo del país. Cogiendo un libro de la montaña a su izquierda, firmándolo con un rotulador de plata y volviéndolo a dejar a su derecha, sin tiempo casi de mirar a quienes sonrientes pasan por enfrente. Porque después de todo, aunque nadie duerma en la calle para verle, siempre habrá quien le escuche cuando hable, quien le lea cuando escriba, o en el peor de los casos, quien busque una firma más para su colección.

5 comentarios: on "Desde Washington: Al Gore ya no se lleva"

Chantreano que se descojona dijo...

Al Gore viaja en avión privado. Creo que no eso queda dicho todo.

La Txistorra Digital ya es citada en los papeles como sitio de referencia... vaya, vaya. Qué nivel, Maribel. Jajaja...


http://nagorefraucaalacontra.blogspot.com/

Como esto siga así... aquí para entrar se va a exigir traje y corbata... jajajajaja.

Ainara dijo...

Buen artículo de la señora o señorita Leire. Un lujo.
Y felicidades a la Txistorra. Sois el medio más plural de Navarra.

Anónimo dijo...

¿Hay alguna señorita que no sea señora?

Eso si que son expresiones machistas, y no los neutros. Ojo.

Ales James dijo...

Parece que cierta gente predica lo que no hizo cuando tuvo oportunidad. Eso se llama hipocresía.