Las entrevistas txistorreras

Sea con preguntas de nuestros lectores o sea respondiéndonos a nosotros, no tienen desperdicio. Y hay quien se atreve a responder...

Entrevistas

Incorrección política

El análisis y comentario político, de cuestiones navarras y del resto del mundo, nos lo da sin tapujos el politólogo y escritor Juan José Domínguez

Juan José Domínguez

Hablemos de dineros...

Con lo que nos cuentan El Filibustero y Jesús Jiménez, "Er Jimi", entendemos de fábula las cosas de la Economía navarra y del mundo

Economía

lunes, 24 de mayo de 2010

Timbas forales

Más de mus que de póker


Algunos comportamientos humanos emiten señales confusas de la realidad que nos rodea. Cualquiera diría que “la pequeña Las Vegas” que hay en Navarra sea una de ellas. El otro día pasé por allí. “La pequeña Las Vegas” está en una de las zonas que más han crecido en los alrededores de Pamplona. La verdad es que para alguien que no domine los recovecos de las nuevas urbanizaciones le resultará complejo encontrarla, pero les aseguro que existe, al menos hasta el viernes pasado.

El sitio llama la atención por la cantidad de jóvenes que, en lugar de manifestarse contra el gobierno y la madre que lo parió por el futuro que les está dejando, se dedican a montar partidas de póker donde dilapidar los dineros que seguramente les hayan dado sus padres. La imagen es impactante: en una plaza más propia por su extensión del Vaticano que de la Cuenca de Pamplona, se reúnen unas cuantas decenas de muchachos y muchachas luciendo grandes gafas de sol, de esas de espejo, y gorras de visera, sentados en unas mesas redondas enormes dispuestas al efecto, que incluyen fichas dignas de los mejores casinos. Y se movía pasta. Tan fantástico era el lugar que me extrañé de no ver a James Bond luciendo palmito.

Así están las cosas. Ignoro si los que estaban allí eran desempleados, estudiantes o gente sin oficio ni beneficio. Trabajadores no creo, porque la cosa rozaba el horario laboral. Lo que no ignoro es que viven al margen de la realidad. Quizás algunos de ellos sean descendientes de esos afortunados que se pudieron aprovechar de la época del pelotazo inmobiliario, pero seguro que entre sus compañeros de timba se encontraban otros más desgraciados. A veces hay quien se conforma con estar cerca de los que tienen dinero para creerse que ellos también lo tienen, de hecho creo que es la psicología que han usado siempre para captar afiliados en UPN o en el Partido Popular. Si no, no me cuadra.

Mientras tanto, la vida continúa, a merced de cuatro impresentables que trabajan una vez cada cuatro años para mantener su puesto, que venden sus éxitos en los ayuntamientos y en el parlamento como si hubiesen ganado una medalla olímpica y que se mantienen crecidos y sonrientes gracias a las palmaditas que les dan sus amigos, los únicos beneficiados.

5 comentarios: on "Timbas forales"

Anónimo dijo...

Eso lo veo yo todos los viernes en una terraza de mutilva alta

EMEKA dijo...

Es esto verdad o es cachondeo?si es verdad apaga y vamonos

Anónimo dijo...

En la ribera también se hacen muchas timbas, pero tampoco creo que la cosa sea para tanto, como mucho te juegas 50 euros y te echas unas risas con los colegas

Txolarte dijo...

La imitación es un virus que vino de América entre unas cajas de cartón donde se leía TV.
50 euros no se juegan para echar unas risas, porque el juego tiene sus rituales requiebros, desplantes y desafíos.
He visto jugarse la pasta del mes cuando se pagaba en una ventanilla con un bote, o en un reservado al parchís, en el bingo, en las tragaperras, en la lotería……………………….
¡Pensar Filibustero! ¿Para que pensar? para darte otra soberana hostia, con los que también se juegan los 5000 eurillos en bolsa para probar.

El mejor juego, es el de jugar limpio. No todos lo entienden

El Filibustero dijo...

Totalmente de acuerdo Txolarte. Es más, para mi uno de los principales problemas de la inestabilidad del sistema económico en el que vivimos es que está influenciado en gran medida por la bolsa, que como bien dices, no es más que un juego de especulación.