Las entrevistas txistorreras

Sea con preguntas de nuestros lectores o sea respondiéndonos a nosotros, no tienen desperdicio. Y hay quien se atreve a responder...

Entrevistas

Incorrección política

El análisis y comentario político, de cuestiones navarras y del resto del mundo, nos lo da sin tapujos el politólogo y escritor Juan José Domínguez

Juan José Domínguez

Hablemos de dineros...

Con lo que nos cuentan El Filibustero y Jesús Jiménez, "Er Jimi", entendemos de fábula las cosas de la Economía navarra y del mundo

Economía

viernes, 10 de julio de 2009

Muerte

Por JAVIER DOMÍNGUEZ
Periodista


En la imagen está Capuchino, marcado con el 106 de la ganadería, trágica ganadería, de los Jandilla. No busquéis a Daniel, no aparece en esta fotografía. Es el muerto número 15 (o 16, contando un corredor muerto por tuberculosis en 1911) de la Historia documentada del encierro. Tenía 27 años, una alianza con el nombre de Cris y un tatuaje de un indio en el brazo derecho. Era de Alcalá de Henares. El que quiera ver el vídeo, que vaya donde lo tienen colgado. Yo me niego a ayudar a su difusión. No porque critique (no lo hago) al videoaficionado que lo ha grabado, sino porque me parece que deberíamos de controlar la emisión de la muerte en directo, los ojos en blanco, el regodeo ante la sangre que nos ha parecido detectar en algunos momentos.

Daniel Jimeno Romero es el segundo muerto en el encierro del siglo XXI, aunque lo de Etxebe fue muy distinto. Aquella larga agonía, aquel coma, la muerte dos meses después. La conmoción de hoy sólo es equivalente a la vivida el 13 de julio de 1995: Mathew Peter Tassio, natural de Illinois (EE.UU.), sus primeros Sanfermines, su primer y último encierro tras su primera noche de fiesta. Inexperiencia en aquel caso, confusión en este, y dos muertes unidas por una tremenda mala suerte. Daniel se ha quedado en el sitio por un trastabilleo, una caída contra el vallado, una breve indecisión que le ha hecho retrasarse en la acción que debía realizar: tirarse al suelo lo más plano posible. Un mínimo momento de duda en el lugar inadecuado en el instante más inoportuno.

Y a partir de ahí, el caos. El retraso en su identificación (porque los buenos corredores siempre van al encierro sin cartera, para no perderla, y sin una triste fotocopia del DNI) ha fomentado la rumorología y la confusión. No han ayudado las fotografías difundidas por Internet de un cuerpo exangüe, desangrado, muerto. El corredor "británico" de las 9 ha dado paso al "probablemente navarro" de media mañana, hasta confirmarse que se llamaba Dani y que Cris, esa Cristina cuyo nombre aparecía en la alianza del mozo, era esa chica rubia de pelo largo que ha llegado con vaqueros al Hospital de Navarra, no queriendo creerse que el destino le reservaba, junto a los padres de su pareja, uno de los peores momentos de su vida.

Es momento del respeto, del silencio, del recuerdo. Sobran, en mi opinión, diatribas sobre la seguridad del encierro o su futuro. Harán falta, eso sí, reflexiones sobre la forma de informar de una muerte en la carrera hoy, en este tiempo de Twitter, Internet y videorreporteros de móvil y Blackberry. El rumor y la confusión generados por el afán de ser el primero en dar el dato que se escurre entre las manos, como la vida de este mozo en la ambulancia que le llevaba a un Hospital de Navarra que era ya inútil para él. Descanse en paz.

El encierro de los Jandilla, en Radio Euskadi


11 comentarios: on "Muerte"

Ricardo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
redacciones dijo...

Aquí tienes una, en días como hoy da verguenza ser periodista:

http://redacciones.wordpress.com/2009/07/11/lo-que-tengo-que-decir-sobre-las-imagenes-de-la-cogida-mortal-en-sanfermines/

La Marquesa de los Martes dijo...

Un post precioso. Como siempre, un gustazo leerte y, en esta ocasión, también escucharte. Besos y abrazos.

Dj Trasto dijo...

Estoy muy cabreado por la cancelación del monumental concierto de Tecno. Ahí estábamos todos los bakalas de Madrid, los canis y las chonis de Barakaldo, los maquinoll de Castellón.
¿Y Barcina qué dice de todo esto?

iga dijo...

Estoi deacuerdo en no poner la imagen o el vídeo de la muerte de este chaval. Hoy ha pasau otra vez y menudas imágenes. Me da que no he sido la uńica que casi se pone a llorar mientras veia las imágenes. bien una cosa es ser un poko de lágrima fácil, pero el colmo ha sido cuando por las teles han paseau la imagen veinte veces, y hoy si que se veia todo, todo y todo. ME parece horrible

Iñaki Murua dijo...

No acabo de pillar el punto a los encierros (y eso que a veces los veo, y este año he escuchado unos cuantos)

EPE dijo...

...estoy de acuerdo que hemos llegado a un punto de frivolidad y verguenza social entorno a determinadas imágenes de muertes: el colmo fue la "venta de la agonia y muerte" de una concursante británica de Gran Hermano. Pero en lo que nos respecta (los encierros), creo que una imagen vale mas que mil palabras y cierta exposición, (evitando imágenes tan íntimas como el momento de la atención médica de la persona, agónica y moribunda), es positiva para disuadir a muchos inconscientes que, en un espectáculo como el encierro, aun estando en perfectas condiciones puedes morir. No obstante, recuerdo hace unos años un reportaje que me impactó tremendamente: de un científico que, estando infectado del SIDA, documentó en imágenes la evolución de su enfermedad y su muerte...para que fuera una lección y sensibilidad e la toma de medidas contra esta enfermedad. En fin, un tema ético termendamente delicado...

EPE dijo...

Rectifico: el reportaje no era de un enfermo de SIDA sino de un profesor universitario enfermo terminal. Me remito a un post de mi blog. Un saludo cordial a todos/as

Juan Carlos Latxaga dijo...

Muy bien Domínguez, estoy completamente de acuerdo con lo que escribes. La modernidad nos ha traído que el encierro se filme y se fotografíe centímetro a centímetro y segundo a segundo por lo que ahora podemos ser espectadores de la muerte a cámara lenta, primerísimo plano y mucho morbo. Y no hay distinción entre el cutreweb que quiere tener entradas o el telediario de las tres de la cadena más presuntamente seria.

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo.
Es imprescindible un mínimo de respeto por el muchacho fallecido, y por el dolor de su familia.
Que les dejen ya en paz en su intimidad. Bastante tienen con la tristeza del duelo, como para que se entrometan en su privacidad de forma tan indecente.