Las entrevistas txistorreras

Sea con preguntas de nuestros lectores o sea respondiéndonos a nosotros, no tienen desperdicio. Y hay quien se atreve a responder...

Entrevistas

Incorrección política

El análisis y comentario político, de cuestiones navarras y del resto del mundo, nos lo da sin tapujos el politólogo y escritor Juan José Domínguez

Juan José Domínguez

Hablemos de dineros...

Con lo que nos cuentan El Filibustero y Jesús Jiménez, "Er Jimi", entendemos de fábula las cosas de la Economía navarra y del mundo

Economía

martes, 22 de marzo de 2011

El Instituto de Investigación, ¿curará a los gays?

El nuevo Instituto de Investigación Sanitaria de Navarra saltó al primer plano de la actualidad en febrero, cuando la UPNA quedó fuera, por decisión de María Kutz, por el "escaso peso investigador" que atesora, según la Consejera. Yolanda Barcina, presidenta de UPN, llamó al orden a Kutz y ésta acabó reculando. Pero el Instituto nació y fue presentado hace mucho: concretamente en septiembre del año 2005. Y los componentes de su Junta de Gobierno no tranquilizan en absoluto a la hora de juzgar sus posibilidades.


Tirando de hemerotecas y buscadores

Fue en septiembre de 2005 cuando la Consejera de Salud, María Kutz, presidió la sesión constitutiva de la Junta de Gobierno del Instituto de Investigación Sanitaria de Navarra, tal y como se puede consultar en la página web del Gobierno foral. En dicha sesión constitutiva, Kutz presentó como director científico del Instituto a José Miguel Lera Tricas, entonces jefe del Servicio de Cirugía General del Hospital de Navarra, y hoy Jefe del Área de Cirugía del Complejo Hospitalario de Navarra. Además, se especificaba que la Junta de Gobierno del Instituto de Investigación estaba conformada por representantes del Servicio Navarro de Salud y de la Universidad de Navarra.

Entre los doctores de la UN que componían aquella Junta de Gobierno se encontraba Jokin de Irala Estévez, en cuyo currículum se puede leer que es Doctor en Medicina por la Universidad de Navarra y Doctor en Salud Pública por la Universidad de Massachussets, así como que cuenta con amplia experiencia docente e investigadora en los campos de Epidemiología General, Reproducción Humana y Medicina Preventiva. Eso, en plan aséptico. También, y con comentarios entre paréntesis, se puede añadir que es experto en Planificación Familiar Natural (lo antiguamente llamado "método Ogino", vaya); que es profesor de un máster... que no es otro que el máster de Matrimonio y Familia de la Universidad de Navarra; y que es autor de libros como Propóntelo propónselo evitar el sida (no creemos que hable de preservativos) y El valor de la espera (título que apunta al tema de la castidad y la abstinencia, que defiende como imprescindible en la lucha contra el SIDA). Pero el libro que más famoso le ha hecho es uno titulado Comprendiendo la homosexualidad. Se supone, y vaya esto para aclarar todo lo que nuestro lector o lectora va a leer a continuación, que él sí entiende la homosexualidad.

Comprendiendo la homosexualidad
Gracias a este libro, Comprendiendo la homosexualidad, el doctor Jokin de Irala es considerado un auténtico gurú por páginas y colectivos de ayuda para los homosexuales que "quieren dejar de serlo", como Es posible la esperanza, que ofrece "un camino de sanación de las heridas que ha producido la AMS (Atracción hacia el Mismo Sexo)". En dicha página se puede ver en vídeo a este doctor haciendo afirmaciones, así, de saque, como la siguiente.

"Si estudiamos y comparamos los colectivos de homosexuales con los heterosexuales, se ve una prevalencia mucho mayor de enfermedades mentales, como ansiedad, sucidio, intento de suicidio, neurosis... [...] Sobre esto, se añade la gran promiscuidad que hay en el colectivo. Hay estudios de que más de un 60% de homosexuales tienen más de 6 parejas al año. [...] Y todos sabemos que la promiscuidad realmente es un problema desde el punto de vista de la salud pública, si estamos pensando en las enfermedades de transmisión sexual".
Por lo tanto, la homosexualidad acaba por ser (cuestión de lógica pura) un problema de "salud pública", y de ahí el interés de este doctor en el tema. Eso sí: tiene mucho cuidado en no decir que los homosexuales "se curan", y prefiere el eufemismo de "reencontrarse con su homosexualidad". Una homosexualidad que, tal y como explica en el libro, puede venir producida por circunstancias diferentes como las que explica en este cuadro (que hay que leer, dice, de abajo arriba).
En una entrevista publicada en diferentes sitios web, incluso en la página de un colegio del Opus Dei, el doctor de Irala profundiza en el asunto:

"El proceso comienza por un desarrollo inadecuado de la afectividad. Hay muchas causas (como relaciones afectivas deficientes con el padre del mismo sexo o la exclusión y rechazo en un colegio) que pueden conducir a una persona a tener una baja autoestima como varón o como mujer. Esta baja autoestima se manifiesta en la pubertad como una orientación sexual de tipo homosexual".
Si se pilla a tiempo, viene a decir Jokin de Irala, la confusión del adolescente sobre su identidad sexual puede conducirse:

"Con una buena orientación las dudas se resuelven con normalidad estas ambigüedades propias de la adolescencia. Un problema añadido es cuando, por su entorno o por tener una familia desestructurada, no consigue esa buena orientación".
¿Es la homosexualidad una enfermedad?
Hemos de decir, desde luego, que no se encuentra ninguna referencia a que el doctor de Irala considere la homosexualidad como una enfermedad. Abiertamente no. La compara, por ejemplo, con una fiebre:

"Hablando de modo no científico se podría comparar la homosexualidad con la fiebre, en el sentido de que nos avisa sobre una dolencia anterior que está provocando daños en el organismo. Una persona homosexual presenta una orientación homosexual como reacción a un sufrimiento en su autoestima de varón o mujer. Si se les ayuda a descubrir esta causa y a superarlo puede reaparecer su heterosexualidad."
Otra comparación que se puede leer al doctor De Irala es la de homosexualidad con el sobrepeso. En su libro, escribe cosas como ésta:

"En el caso del sobrepeso, son numerosas las evidencias científicas que lo asocian con un mayor riesgo de varias enfermedades graves [...] A ningún médico se le ocurriría decir a una persona con sobrepeso que «es una cuestión de elección tan normal como tener un peso normal» y que «no se debe hacer nada para prevenirlo». Por último, se puede, y es recomendable por el bien de estas personas, aconsejarles que reduzcan su peso. En este contexto se mueve en cierto modo la homosexualidad [...] Lo importante es intentar superar estas dificultades de nomenclatura para llegar al fondo de la cuestión y valorar si podemos y debemos poner realmente al mismo nivel de «normalidad saludable» la orientación heterosexual y la homosexual".

Lo público y los gays
A tenor de lo que leíamos antes, parece que las familias desestructuradas, las que no tienen posibilidades de acudir a buenos terapeutas (suponemos que de pago) cuentan, según De Irala, con más opciones de acabar con hijos homosexuales. Ahonda el doctor en esta cuestión:

"Con el dineral que algunas administraciones están gastando en operaciones de transexualidad, no estaría de más que invirtieran en formar terapeutas que puedan ayudar a todas aquellas personas homosexuales que deseen redescubrir su heterosexualidad y que no tienen a dónde acudir o no cuentan con los medios económicos necesarios".
Lógicamente, dentro de esos movimientos del Estado por "normalizar" las parejas homosexuales, se le pregunta por las adopciones. Y responde así:

"No es lógico plantear la adopción por personas homosexuales cuando en todo el país hay listas de espera de parejas heterosexuales idóneas, es decir cuando existen opciones mejores para los niños".
La clave está tras el "es decir": las parejas heterosexuales idóneas son "opciones mejores para los niños". Está claro, ¿no? Pues, por si acaso, aporta "datos" que, según él, "nadie quiere sacar":

"Se dan el doble de casos de violencia doméstica en hogares homosexuales que en heterosexuales; entre este colectivo existe el doble de casos de intentos de suicidios que en los heterosexuales y otros problemas serios que no son opiniones mías sino que cualquiera puede encontrar en revistas médicas".
Si quieren verle en vídeo, en una larga entrevista que dividen en hasta cinco bloques, pueden hacer click aquí y tragarse la chapa completa. Recomendamos que no se haga con el estómago lleno. A nosotros, de todas maneras, nos deja mucho más tranquilos comprobar que, entre las mentes preclaras destacadas dentro del Instituto de Investigación Sanitaria de Navarra se encuentra la de Jokin de Irala. No tenemos dudas de que, en cuanto se pongan de verdad a trabajar, conseguirán una cura para la homosexualidad. ¿Qué decimos "cura"? No, no: ¡una vacuna! Cráneos previlegiados.

10 comentarios: on "El Instituto de Investigación, ¿curará a los gays?"

imanol_zarautz dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
imbeizama dijo...

"Normalidad saludable". Agárrate y no te menees.

Abuelo dijo...

No me lo puedo creer, no me lo puedo creer, estoy alucinando pero de donde a salido este marciano se puede saber quien cojones a soltado a este iluminado.
Pero es que mama y papa no le dijeror de pequeño que el ser homosexual como el se heterosexual no es una enfermedad, SI NO UNA OPCION SEXUAL que tomamos libremente y nos hace sentir vivos "señor" Jokin de Irala Estévez.
Me entristece que en el siglo XXI tengamos (medicos) racistas y senofogos en nuestro sistema publico de salud que asco.
Animo a todos los que se se sienten agusto y libres con su condicion sexual a que se disfrute de la vida como mas les plazca a cada uno se a la opcion sexual que sea.

Abuelo dijo...

No me lo puedo creer, no me lo puedo creer, estoy alucinando pero de donde a salido este marciano se puede saber quien cojones a soltado a este iluminado.
Pero es que mama y papa no le dijeror de pequeño que el ser homosexual como el se heterosexual no es una enfermedad, SI NO UNA OPCION SEXUAL que tomamos libremente y nos hace sentir vivos "señor" Jokin de Irala Estévez.
Me entristece que en el siglo XXI tengamos (medicos) racistas y senofogos en nuestro sistema publico de salud que asco.
Animo a todos los que se se sienten agusto y libres con su condicion sexual a que se disfrute de la vida como mas les plazca a cada uno se a la opcion sexual que sea.

Cañita Bravagay dijo...

Señor, señor, que Dios os perdone por depravados y endrogados.

Anónimo dijo...

Qué cruz, estos de UPN siempre con la doble moral, pero al final, con dinero público, mantenemos a gente que solo debería utilizar su moral en la vida privada. Esperemos que alguien tome buena nota.

Anónimo dijo...

Perdón, pero yo voto a UPN y no estoy de acuerdo con este Doctor que parece que no ha salido nunca de la Clíica Universitaria.
Ni tampoco creo que sea una opción sexual.
El sexo es algo que no se elije, o te gustan los hombres o te gustan las mujeres, no hay otra posibilidad. Si eres un hombre y te gustan los hombres no puedes hacer nada por cambiar a las mujeres, si te gustan las mujeres, no te gustarán los hombres, sexualmente hablando claro.
Nacemos con nuestra sexualidad marcada en nuestro cerebro, y eso es lo primero que debemos saber. Después de eso que cada uno la disfrute como quiera, que es un regalo de los mayores de la naturaleza. Lo siento por mi tocayo el Doctor Jokin, pero la religión no tiene ni puta idea de sexo y por desgracia eso les produce tantos traumas que luego pasa lo que pasa.
El sexo es y debe ser libre, pero creo que no es optativo.
Joaquín Zulategui.

Anónimo dijo...

A mi me gustaría matizar una cosa. Religión no es igual a lo que dice Jokin. No todos los creyentes pensamos así. Ni tampoco todos los curas dicen eso. Por favor no nos juzgueis por lo que dice uno...

Anónimo dijo...

ojala cure esta oleada de piporros , maricas y buferetes que estan llenando los platós de la television