Las entrevistas txistorreras

Sea con preguntas de nuestros lectores o sea respondiéndonos a nosotros, no tienen desperdicio. Y hay quien se atreve a responder...

Entrevistas

Incorrección política

El análisis y comentario político, de cuestiones navarras y del resto del mundo, nos lo da sin tapujos el politólogo y escritor Juan José Domínguez

Juan José Domínguez

Hablemos de dineros...

Con lo que nos cuentan El Filibustero y Jesús Jiménez, "Er Jimi", entendemos de fábula las cosas de la Economía navarra y del mundo

Economía

viernes, 28 de enero de 2011

Sin negros, no habría infieles (carta a Rubalcaba)

Estaba claro que el análisis del Ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, sobre los peligros de Internet no iba a dejar callado a nuestro colaborador más soez. A Eloy Rabo, la frase "Sin Internet no existiría el terrorismo internacional" le parece una burrada, y más en el contexto de regulación de Internet que vive España. Algo así como proponer matar al perro para quitarle las pulgas.


Por ELOY RABO
Ojipático y perplejo

Anonadado me dejas, Alfredo. Te tenía por alguien más inteligente. ¿Quién te escribió la conferencia de Salamanca en la que dijiste que "El terrorismo internacional no existiría si no existiera Internet"? ¿A quién se le ocurrió semejante mamonada? A ti no, espero, puesto que ya tenías barba cuando ETA se entrenaba en países lejanos y era adiestrada por guerrillas latinoamericanas, y el PSOE negociaba con ellos no en Rentería o Hernani, sino en Argel. Por no hablarte de sistemas internacionales de resistencia, de los años 40, como la Red Comète (hay que documentarse, hombre). Y por no mentar que, cuando Al Qaeda intentó volar el WTC por primera vez, en 1993, no había Internet ni Cristo que la fundó.

Pero pasa que el terrorismo también podía servir para echar un capote a la Sinde en su pelea por controlar Internet. El terrorismo vale últimamente para todo en este mundo: para justificar que te desnuden en los aeropuertos, para ilegalizar partidos políticos, para hacer guerras ilegales que te den el control de yacimientos de petróleo, para cerrar periódicos... Así que a la Red le tenía que tocar también el momento en el que el terrorismo fuera esgrimido como argumento para intentar justificar un recorte de libertades. Porque, si me apuras, el terrorismo coarta hasta las ganas de protestar. Porque lo raro es que, en el actual estado de cosas, nadie salga a la calle a repartir hostias como panes. Pero, claro, por parte de los de aquí, de los del norte, es lógico quedarse en casa: precisamente por el terrorismo, aquí llamarían "kale borroka" y "pertenencia al entorno de ETA" a lo que en El Ejido se quedaría en "desorden público" o, simplemente, "vandalismo".

La lógica que aplicaste, Alfredo, en la frase sobre Internet y el terrorismo internacional se puede resumir en el siguiente enunciado: "Cosa buena favorece cosa mala, por lo que es legítimo recortar cosa buena". Y esto, me temo, llevado al extremo, puede acabar justificando absolutamente todo. Sin Internet, dices, no habría terrorismo internacional. Pues toma nota. Al loro con la política preventiva a lo bestia. Sin inmigración, no habría inmigrantes delincuentes. Sin tiendas de chinos, no habría competencia desleal. Sin dinero, no habría crisis. Sin periódicos, no habría información, y sin información no habría indignación ciudadana. Sin hombres, no habría machismo. Sin derechos de autor, no habría piratas (ni SGAE). Sin pescadores faenando en Somalia, no habría piratas somalíes. Sin niños, no habría pederastas. Sin negros, no habría mujeres infieles, que ese mito de que tienen la pirula más larga provoca demasiado morbo. Vamos, no me jodas: te iban a faltar leyes, Sindes y Aídos para crear el planeta perfecto.

Lo que no os habéis planteado, afortunadamente, es que "sin ministros, no habría humor". Y menos mal, porque nos íbais a joder el chiringuito si todos los políticos decidiérais hacer el petate y largaros a casa. No lo verán mis ojos, no...

2 comentarios: on "Sin negros, no habría infieles (carta a Rubalcaba)"

El Filibustero dijo...

Eloy, me quito el sombrero (aunque poco rato, que hace un frío del carajo)