Las entrevistas txistorreras

Sea con preguntas de nuestros lectores o sea respondiéndonos a nosotros, no tienen desperdicio. Y hay quien se atreve a responder...

Entrevistas

Incorrección política

El análisis y comentario político, de cuestiones navarras y del resto del mundo, nos lo da sin tapujos el politólogo y escritor Juan José Domínguez

Juan José Domínguez

Hablemos de dineros...

Con lo que nos cuentan El Filibustero y Jesús Jiménez, "Er Jimi", entendemos de fábula las cosas de la Economía navarra y del mundo

Economía

jueves, 7 de octubre de 2010

La caída de ZP y Pepe Blanco

Es la semana de las primarias en Madrid, la semana de Tomás Gómez y la semana de analizar qué ha podido suponer la derrota de Trinidad Jiménez para Zapatero y el stablishment del PSOE. Juan José Domínguez tiene claro que lo que lo ocurrido pueda pesar en la imagen de Zapatero dependerá, en buena medida, de cómo lo asimilen los votantes más jóvenes. Y lo advierte: a los jóvenes, estos vaivenes no les gustan en los tiempos que corren.

Por JUAN JOSÉ DOMÍNGUEZ
Analista político


Los jóvenes, principal activo electoral en las próximas elecciones, han sido testigos del bamboleo de la burocracia de Zapatero, el cual se ha hundido y en su deriva ruinosa arrastra a todos los que le siguen de modo mesiánico y voluntario. El golpe seco que le ha dado Tomás Gómez ha dejado K.O al presidente del Gobierno, pero sobre todas las demás cosas, ha dejado en evidencia la fragilidad del aparato de Ferraz y la nula credibilidad del PSOE. A Rajoy, ya lo verán, le quedan cuatro telediarios para entrar en la Moncloa.

La victoria de Tomás Gómez, más allá de tumbar del mismo golpe a ZP, Rubalcaba y Pepiño, ha mostrado la falta de criterio de buena parte de la militancia que, en cuanto se anunció la victoria del de Parla, de inmediato comenzaron a felicitarlo y a aclamarlo como a un héroe, cuando, media hora antes, las redes sociales ardían en elogios a Trinidad. Y éste mamoneo zapateril de “antes contra ti y ahora contigo”, es lo que más espanta y aleja de las papeletas socialistas a los jóvenes. El político que trata a los ciudadanos como si fueran idiotas no dura un asalto.

Éste es uno de los errores garrafales que subyacen en la imagen del PSOE, más allá de la victoria en unas primarias. Todos hemos sido testigos en las redes sociales de cómo los más arrimados a las ubres institucionales de ZP corrían el domingo desde primera hora de la mañana a pelotear al jefe. Y el martes el jefe ha salido a desdecirse en nombre de la virtud del ganador quedando como un señor ambulante; es decir, hoy aquí, mañana, allá. Cierto que algunos dirán que es un acto de caballerosidad, aunque en el fondo todo el mundo sabe que forma parte de la escenificación de un cadáver exquisito.

El inquilino de la Moncloa es un mentiroso compulsivo, al que no le creen ni sus votantes, a no ser que vivan del partido o, como decía al principio, lo sigan al suicido sin la menor autocrítica. El derrumbe del PSOE es posible que alcance dimensiones nunca vistas hasta ahora. El ejército de millones de jóvenes dispuestos a mandarlo a casa aumenta por miles día a día. El socialismo de ZP ha muerto.

5 comentarios: on "La caída de ZP y Pepe Blanco"

Amaiur Elizari dijo...

Si me permites Juanjo, te haré una pequeña observación:

Lo fácil para ZP hubiera sido apostar por Trini y saltarse las primarias, como se ha hecho casi toda la vida en este país. Fue idea del propio Zapatero convocar primarias y dar oportunidad a quien quisiera presentarse. Creo que es un acierto de ZP apostar por una libertad mayor dentro del partido, aunque algo a lo que no estamos acostumbrados en España es a eso, a las primarias, nos parece nuevo y no creo que sepamos todavía muy bien de qué va. Creo que fomenta la diversidad dentro de un partido y enriquece las maquinaria de los partidos. ¿Que divide? Para quien quiera verlo así, tal vez fortalece y cierra filas en torno a los líderes. Si mal no recuerdo, Aznar eligió a dedo a Rajoy... Tomás Gómez coge fuerza, carisma y despierta en Madrid ilusión. Ya veremos lo que le dura.

Javier dijo...

Vaya por delante que yo soy partidario de las primarias en dos sentidos: en el político y en el comunicativo. Por eso, lo que voy a decir es subjetivo totalmente.

Me gustan las primarias políticamente porque, mientras no haya un sistema de listas abiertas, me parece bueno que al menos los afiliados de un partido puedan decidir quién les representa. Por lo menos, la cabeza, que luego ya meterá mano la dirección en las listas.

Y me gustan comunicativamente hablando porque coloca al partido en primera línea para los medios, da visibilidad al partido y a los candidatos (gane luego quien gane) y, si se hace bien (que no creo que se suela hacer bien), puedes hasta empezar a lanzar ideas programáticas poco a poco. Dan imagen de democracia interna y de pluralismo dentro del partido, y ambos son valores positivos.

Pero claro: como en todo, la idea puede ser buena y la escenificación muy mala. Buenas las fotografías de Trini y Gómez esa misma noche, resultaban positivas. Mala, muy mala, la posición de la dirección del PSOE. No aprenden que, cuanto más se apoye desde la dirección a un candidato en el proceso de primarias, peor para él. La rebeldía ante el poder, a veces, también cuenta.

Anónimo dijo...

Tomás Gómez fue puesto a dedo por ZP, que parece que se olvida. Menuda campaña de marketing le han montado al de Parla para que lo conozca la gente, cosa que han conseguido. Estos socialistas son maravillosos vendedores, aunque lo que vendan siempre sea humo.

Cicerón dijo...

El artículista ha debido beber una botella de vodka antes de escribir este libelo.
Dice el refrán que los últimos serán los primeros: Roberto Jiménez es el mejor candidato de todos los tiempos, así que cuando pueda ser el más votado ya me reiré yo. Lo afirmo desde el respeto y la discrepancia.

Statler dijo...

Jua jua jua jua. Hostia. Hacía tiempo que no me reía tanto. Lo de Roberto Jiménez el mejor candidato de todos los tiempos es el mayor festival del humor que he oído en mis cuarenta años. Jua jua jua jua

Cuando pueda ser el más votado dices. Jua jua jua jua. Desde el respeto y la discrepancia, el Amejoramiento y la Constitución, el roble montañés y el vino de la Ribera eso te lo digo yo. Pues ¡NUNCA JAMÁS! Jua jua jua jua