Las entrevistas txistorreras

Sea con preguntas de nuestros lectores o sea respondiéndonos a nosotros, no tienen desperdicio. Y hay quien se atreve a responder...

Entrevistas

Incorrección política

El análisis y comentario político, de cuestiones navarras y del resto del mundo, nos lo da sin tapujos el politólogo y escritor Juan José Domínguez

Juan José Domínguez

Hablemos de dineros...

Con lo que nos cuentan El Filibustero y Jesús Jiménez, "Er Jimi", entendemos de fábula las cosas de la Economía navarra y del mundo

Economía

lunes, 9 de agosto de 2010

Me parece que en Valencia traman algo

Por ELOY RABO
Radioescucha somnoliento


Confieso que los sábados soy muy de remolonear en la cama escuchando la radio. Me pongo cualquier emisora y, mientas lucho por salir de los brazos de Morfeo, voy ubicándome en el mundo. Por eso, y ya que no consigo refrendarlo en Google, cojan con pinzas lo que me pareció escuchar en la Cadena SER. Y fue a un chorragaita de alguna diputación de la Comunidad Valenciana hablando de los toros embolados con fuego en términos más o menos así:

"Es planteable que, puesto que los toros embolados son un sufrimiento para el animal, puedan mantenerse poniendo en los cuernos unos dispositivos luminosos que sustituyan al fuego".

Insisto: podría haber sido una mezcla de sueño o pesadilla con la realidad, o una alucinación auditiva. Ojalá lo sea. Pero entendí eso. Y, claro, me puse a imaginar toros de 600 kilos con bombillas en los cuernos (bombillas de bajo consumo, espero), o con aquellos aros fluorescentes que hace unos años vendían en Sanfermín y que se cargaban metiéndolos al congelador. Me dio un repelús, por supuesto. Entiendo que al toro no le haga ni puta gracia lo de que le pongan una bola de fuego en el asta, pero de ahí a convertir una tradición centenaria o milenaria (más o menos digna, más o menos salvaje) en una payasada de orden mayor... va un paso. O una maratón.

Y yo, que ya me conocen y soy un pasao, me planteé que al lumbreras que había dicho tal cosa tendrían que ponerlo de Consejero de Festejos para tomar decisiones imprescindibles en esa comunidad, antes incluso que lo del toro embolado:

- La salvajada de encerrarse en un recinto para tirarse petardos, lo que provoca decenas de heridos cada año, podría sustituirse por una guerra de vuvuzelas. A base de soplarse en el oído se va hartando al personal y gana el último en quedarse.

- Pocas cosas hay más denigrantes que el vestido de fallera, especialmente con el tocado ése a modo de ensaimadas en los lados. Se deberían transformar en elegantes trajes de chaqueta y pantalón con la banda por encima.

- La paella tradicional debería llevar sólo arroz, para evitar el sufrimiento de los vegetales arrancados de la mata y el exterminio de pollos y especies marinas.

- La cremá de las Fallas es una barbaridad. Por el riesgo del fuego y por la cantidad de cartón que se desperdicia. En su lugar, se proyectarán luces naranjas y rojizas sobre los ninots no indultats y, posteriormente, se desmontarán llevando el cartón al contenedor de reciclaje.

Lo sé. Esto no son más que gilipolleces. Pero díganme si no es también una gilipollez legislar al calor de la corriente mediática (aprovechando, encima, que hay un muerto reciente en Godella), o legislar a capricho. Sobre esto, tomen nota del modelo de CiU: después de votar contra las corridas de toros, ahora va a sacar una ley que blinde otros espectáculos taurinos, incluso los que consisten en ensogar al toro o ponerle bolas de fuego en los cuernos. Para cuernos... en fin, no me hagan hablar.

5 comentarios: on "Me parece que en Valencia traman algo"

Protomedicato Veloz dijo...

Lo de colocar bombillas en los cuernos de los toros no está mal. Realmente y, en aras de aumentar la seguridad de los festejos con toros embolados, yo propondría a esa "lumbrera valenciana legisladora" instalar no sólo bombillas de bajo consumo, sino además intermitentes en los cuernos de los toros, de tal forma que indicaría su intención a los humanos participantes en los festejos y se minimizaría el riesgo.
Sinceramente creo que, aunque vayamos ganado sensibilidad hacia los animales hemos perdido el sentido. ¿Quienes "piensan" en el dolor de los toros han pensado en el que sufren las gallinas a las que tienen 24 horas con luz artificial para que pongan huevos como locas, o lo bien que se lo pasan las ocas o los patos a los que se les ceba a la fuerza con un embudo hasta que enferman del hígado para que los humanos coman un delicioso paté, o lo que goza un cerdo en la matanza, asumido como espectáculo en algunas regiones?.
Definitivamente, los humanos hemos perdido el rumbo y todo sirve con tal de quedar bien con los votantes.

follalunas dijo...

La peste a llegado a este blog por toreros y bujarrones.

Redacción LTXD dijo...

Jodé, Anónimo, al menos te curras los nicks ;-)

Redacción LTXD dijo...

Perdón por la confusión, anónimo :-)