Las entrevistas txistorreras

Sea con preguntas de nuestros lectores o sea respondiéndonos a nosotros, no tienen desperdicio. Y hay quien se atreve a responder...

Entrevistas

Incorrección política

El análisis y comentario político, de cuestiones navarras y del resto del mundo, nos lo da sin tapujos el politólogo y escritor Juan José Domínguez

Juan José Domínguez

Hablemos de dineros...

Con lo que nos cuentan El Filibustero y Jesús Jiménez, "Er Jimi", entendemos de fábula las cosas de la Economía navarra y del mundo

Economía

jueves, 3 de junio de 2010

El baile del can-CAN

Opinante economicista

Le Moulin Rouge es, sin duda, un icono de la noche parisina que alcanza su esplendor cuando las bailarinas del espectáculo muestran irreverentemente sus enaguas a ritmo de can-can. Y enseñar las enaguas es precisamente lo que hace nuestra querida CAN.

La CAN, esa caja de “todos” los navarros que ha conseguido afamarse con cientos de clientes, especialmente autónomos y pymes en dificultades, gracias a su arrogancia. Esa caja de “labor social” que prefiere posicionarse como patrocinadora de txokos, frontones y talleres de manualidades que como garante de la viabilidad económica del tejido industrial de la comunidad. Esa caja que se ha embarcado en la aventura de colonizar iberia a través de la “banca cívica”, un producto marketiniano diseñado sobre humo.

El mundo financiero español se encuentra en un momento crítico para su futuro. Fusiones, absorciones, y un panorama especialmente cruel para el futuro de las cajas de ahorro, a las que ha señalado directamente con su dedo el FMI. En este entorno la CAN, “nuestra” CAN, ha apostado todo a una baza: la banca cívica. Ha intentado incluir en su aventura a múltiples cajas territoriales, de las que, de momento, quedan Burgos y Canarias. Me temo que lo que se prometían en vender como un banco ejemplar y potente, volverá a convertirse en una caja de pueblo. Los tejemanejes políticos y las viejas rencillas de los dirigentes del gobierno impiden ir más allá. ¿No hubiese sido más lógico entablar relaciones con nuestros vecinos más cercanos, lo mismo me da Álava que Aragón? ¿Debemos asumir todos los navarros el coste de viajes a Canarias y a Madrid? O, lo que es más importante, ¿dónde cabe la lógica en todo este asunto?

La CAN tiene dos posicionamientos. El verdadero y el falso. El falso es el que tienen en la cabeza sus consejeros y directivos, creerse que son una potencia financiera con capacidad de influencia para algo. El verdadero, que Navarra tiene una población reducida, Burgos también, en Canarias hay más cajas, y eso da para lo que da. Se ha optado por la estrategia de ser cabeza de ratón.

Y el razonamiento de esta estrategia se basa en el orgullo. Consejeros y directivos quieren poder, ser significativos, parecer algo, aunque sea como patrones del barco de Chanquete y mientras tanto, a los ciudadanos que nos den. ¿Porqué entrar en estrategias más beneficiosas para los clientes? No, no les compensa perder notoriedad a cambio de que nuestros ahorros estén en una caja fuerte de mejores prestaciones. Nosotros no nos rebajamos, nosotros somos el Reyno.

El riesgo que ha asumido la CAN es muy grande. Sus socios se pueden echar para atrás y abandonar a la entidad foral como un títere en el maremagnum financiero. Señores con cursillos del IESE: el liderazgo moral está muy bien para los manuales de management de las escuelas de negocio, pero la realidad es otra y se mide de otra manera. El liderazgo debe ser legítimo, y en el mundo financiero la legitimidad se mide por el volumen y la fortaleza de las entidades. ¿Cuánto tardarán los nuevos grupos en enviar al ostracismo la estrategia de la banca cívica? ¿Acaso el velo que extiende la estrategia de marketing puede ser perenne? No: un sistema basado en el tú eliges, tú decides, está pasando por alto la inteligencia del consumidor. Algo tan sencillo como decir "tu dame mi dinero y yo decidiré que hago con él" bastaría para desmontar la farándula que han creado los guardianes de nuestros duros.

Así, amigos de la CAN, cuidado con el can-can, que cualquier día seguiréis bailando y os daréis cuenta de que no lleváis las enaguas puestas.

16 comentarios: on "El baile del can-CAN"

fundamento dijo...

Buenos días Filibustero:
Me parece poco fundamentado por tu parte, la afirmación de que Banca Cívica es un "producto marketiniano diseñado sobre humo".
¿Conoces alguna otra empresa en el mundo, que permita a sus clientes decidir sobre el beneficio que generan? ¿Prefieres que otros decidan por ti, en lugar de poder elegir tú el colectivo al que deseas apoyar?.
Podríamos discutir acerca de que las entidades que conforman el sistema financiero, priman sus intereses económicos por encima de cualesquiera otros. Así se lo obliga su supervisor, las agencias de calificación y los agentes que operan en los mercados.
Lo que yo por lo menos, no me planteo, es que prefiero decidir poder ayudar, por ejemplo, a los niños con cáncer, gracias a tener mis cuentas en una determindad entidad financiera, a que unos accionistas se repartan los dividendos que obtienen con los beneficios que ganan conmigo como cliente.
Por todo ello, te pediría mayor rigor y argumentación en tus afirmaciones, para que tus opiniones sigan siendo merecedoras de ser leídas.
Recibe un cordial saludo.

Ex cliente de CAN dijo...

Fundamento: sin querer sacarle la cara al Filibustero, te diré que yo quité mis cuentas de Caja Navarra porque me cabreaban enormemente ciertas operaciones:

- Inversiones extrañas en bodegas (encima, no de Navarra) y otras zarandajas. ¿Por qué necesita invertir una caja semipública? ¿Diversificar la cartera de acciones? ¿Para qué, insisto?
- "Al rico marketing": oficinas con ciberconexión, Playstation y demás, ¿por qué? Que den mejores intereses y se dejen de imagen pública.
- Ventas de instalaciones: hala, a vender la sede central (ahora las colonias, dicen) sin dejarme claro cómo va a hacerse, cuánto va a recibirse en dineros y cómo va a repercutir, si repercute, en los clientes).
- Expansión "mundial": que son la Caja de Navarra, leñe, no se empeñen en estar en toda España. Son lo que son, inviertan en lo que son, y déjense de ínfulas.
- "La Banca Cívica": esto, precisamente, es lo que me terminó de sacar. Primero, porque lo de cívico no casa con esas inversiones externas tan extrañas que comentaba en el primer punto. Segundo, porque ahora hay muchas iniciativas de fundamento que toda la vida que han dejado de ingresar un porrón de pasta (centro Isterria, la antigua obra social de la CAN y un largo etcétera) a cambio de dar dos duros a 1.000 iniciativas diferentes a las que sólo eligen sus miembros. Para eso, se ponen una cuota de socios de su historia y listo Calixto.

Y probablemente tenga tan poco fundamento mi opinión como la del artículo, pero oiga... es la mía, compartida con otra mucha gente de mi entorno que también ha mandado a paseo a la CAN. Y que sigan así.

fundamento dijo...

Buenos días ex-cliente:
Respeto profundamente su decisión de preferir otra entidad financiera, porque sin duda, tendrá motivos para ello. Yo no soy quien para juzgar y mucho menos justificar las inversiones o desinversiones que una entidad finaciera realiza, con las reservas que el supervisor le obliga a mantener. Y si en la CAN deciden realizar desinversiones para tener una mayor liquidez, será porque entienden que es positivo de cara a su valoración en los mercados financieros.
Yo simplemente, me limito a decir, que mantengo mis cuentas en CAN, porque con ello puedo decidir apoyar a los colectivos que a mí me parecen mejor; que prefiero decidirlo yo, a que otros lo decidan por mí; y que esta facultad no la otorgan, que yo sepa, en ninguna otra entidad financiera del Mundo.
Si usted prefiere que otros decidan por usted, ha hecho bien en dejar de ser cliente de la Can; así se ahorra el tiempo de tener que tomar una decisión responsable sobre a qué colectivo desea beneficiar. Discúlpeme, si no comparto su criterio, y yo decido invertir mi tiempo en tomar una decisión responsable al respecto.

El ex cliente dijo...

Que no vamos a convencernos el uno al otro está claro. Que yo como cliente no estaba contento con esas inversiones, también. Que usted sigue creyendo que decide algo, lo mismo.

Ahora bien, yo le pregunto: una cuestión de interés social como los niños con cáncer (o las mujeres con cáncer, o la educación especial), ¿debe recibir ayudas de una Caja de ahorros semipública sea como sea... o prefiere de verdad que dependa de la elección de sus clientes? O sea, que puedan desviar esas ayudas a carreras de goitiberas, cabalgatas de reyes, fundaciones de asesoramiento a autónomos, la asociación de mujeres de Empresarias de Álava o la asociación española de serigrafía e impresión.

Y no, estos proyectos no me los invento, que pueden ser consultados aquí. Al final, unos no reciben casi nada porque no tienen apoyos... pero recortan a otros que sí tendrían (permítame que use su nick) FUNDAMENTO. Como los niños con cáncer, ya que ha recurrido a ello.

Un saludo.

Ex cliente again dijo...

Ah, y perdóneme, porque dice usted que no es quién para juzgar los criterios de la Caja y parece que sabe mucho de los criterios. Le pregunto:

Para el bien de los clientes, ¿en qué medida repercute la valoración en el ránking de cajas y en los mercados financieros? Porque, vamos, si me justifica las inversiones por ahí, me está diciendo que una caja semipública puede funcionar como si fuera una empresa privada... y va a ser que, en mi opinión, no.

El Arquero dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
fundamento dijo...

Buenos días de nuevo ex-cliente:
Coincido con usted en que va a ser difícil que nos pongamos de acuerdo, pero me gusta participar en estos foros para poder expresar libremente mis opiniones.
Respecto a su última pregunta, le respondo, desde mi limitado conocimiento del sistema financiero: Cuanto mejor rating tiene una entidad financiera, más barato puede financiarse en los mercados mayoristas, y como consecuencia, más baratos puede ofrecer los préstamos a sus clientes. De esta medida repercute en el bien de sus clientes.
Reciba un cordial saludo.

El Filibustero dijo...

Estimado fundamento:
Que una cosa no la haga todo el mundo no es ni bueno ni malo. Tampoco es que vea precisamente a la CAN dando microcréditos a los emprendedores del tercer mundo.
Y te aseguro que no es necesario ser cliente de la CAN para hacer con tu dinero lo que quieras.
Lo que sí que es aberrante es tratar a la gente de idiota. La imagen corporativa que se pretende crear con la "banca cívica" tiene como único objetivo la captación de clientes. No es necesario sonrojarse por admitirlo, las cosas son como son. Sin embargo mi modo de entender la "obra social" dista un poco del de la CAN. A mi juicio, financiar el centro social de los vecinos de campanas dista bastante en cuanto a obra social de financiar a una asociación de lucha contra el cancer, u otras que trabajen con colectivos desfavorecidos. En CAN no hay un criterio, porque fijar un criterio sería limitar a los clientes. Es conocido que los comerciales de CAN van ofreciendo el "tu eliges, tu decides" a mansalva, como herramienta de venta a organizaciones, comunidades, etc... para que acogiéndose al programa puedan financiar sus proyectos.
El fundamento es muy simple, la caja me deja elegir a quien da el dinero que gana conmigo. Un aplauso. Mejor gane menos y deme intereses, que para decidir a quien doy mi dinero tampoco necesito un intermediario (por no entrar en que esa intermediación también tiene un coste, y por tanto llega menos dinero al objetivo)
Será cuestión de tener distintas opiniones de lo que es el fundamento.
Por cierto, en estos momentos en los que una de las prioridades es crear empleo, ¿sabía usted que auqneu en la web de la CAN se sigue anunciando el Eurecan, el programa diseñado especialemente para financiar proyectos de emprendedores, este en la práctica ya no existe?

Ex cliente (saludante) dijo...

Hola de nuevo:

Como yo también veo de utilidad intercambiar opiniones libremente (y es de agradecer que nos dejen, por ejemplo en este blog), encantado de la charla... aunque no nos convenzamos el uno al otro. Convencer es tan relativo...

Bueno, pues, ¿ve? sabe más que yo en materia de mercados financieros. Como yo de lo que sé es de economía doméstica, le pregunto: vamos a ver, si yo tengo dinero líquido para darle a mis hijos, se lo doy. Si, en vez de dárselo a mis hijos, lo invierto para que luego tenga más posibilidades de que me den un préstamo para poder darles dinero a mis hijos... ¿no está sobrándome un paso?

Gracias por la respuesta a mi pregunta y, si quiere, puede reflexionar también por escrito sobre las otras que le hacía. Por ejemplo, eso de que los proyectos elegidos no siempre son los mejores, más sociales o más adecuados.

fundamento dijo...

Buenos días de nuevo, Filibustero y Ex-cliente:
Voy a intentar responderles a los dos. Mi opinión se limita exclusivamente, a que valoro muy positivamente que una entidad financiera, en este caso CAN, me permita destinar el beneficio que genero al colectivo que a mí me parece mejor, más social y más adecuado. Obviamente, es una decisión totalmente subjetiva, y se me antoja completamente imposible llegar a un acuerdo en el colectivo que sea mejor, más social y más adecuado. En caso de que lo hubiera, el 100% de las obras sociales de todas las cajas de ahorro, destinarían a dicho colectivo la totalidad de los fondos.
Respecto a las demás preguntas, sí que estoy de acuerdo en que la Caja Navarra no es mucho mejor, pero tampoco mucho peor que las demás entidades del sistema financiero. No creo que exista ninguna entidad financiera que sea la que menos cobre en los préstamos, la que más pague por los ahorros, y que no cobre nunca ninguna comisión por nada. Si la hubiera, habría expulsado del mercado a las demás, y creo que no ha sido así.
Por último, les pediré un favor; si llega a sus oídos, que algún hipermercado, gasolinera, compañía telefónica, compañía eléctrica, etc... permite a sus clientes decidir el destino del beneficio que como clientes generan, avísenme, que si no son mucho más caros, me haré cliente de ellos.

Anónimo dijo...

¿No es la esencia d ela democracia poder elegir, aunque lo que se elija sea una birria, que ser elegido obligatoriamente, aunque quien nos elija sea un lumbreras?

¿Qué es mejor, un mal gobernante elegido con votos o un buen dictador al que nadie ha pedido su concurso?

Ex cliente dijo...

Ahora va a resultar, último anónimo, que la CAN se puso a hacer "banca cívica" en plan "pedagogía de la democracia". Ja, ja y ja.

Fundamento, yo le aviso si veo algo de eso que pide... pero claro, en empresas privadas será difícil (dividendos). Y en públicas también (reinversión). Y en semipúblicas incluso (por lo mismo). La doble moral de "elija por un lado que yo diversifico inversiones por otro" también será difícil de encontrar.

Oiga, Fundamento, a usted no le han vendido una moto... ¡usted la ha comprado, pulido y abrillantado! ;-) (no se me lo tome a mal, que es una cariñosa broma).

fundamento dijo...

No me lo tomo a mal, ex-cliente, de hecho, me encantan las motos, sobre todo en verano.
Ha sido un placer poder debatir con vosotros y exponer nuestros diferentes puntos de vista.
Que paséis un buen día.

Ex cliente dijo...

Lo mismo! De verdad que aunque parezca ácrata o escéptico hasta la extenuación, me gusta leer opiniones diferentes a la mía. Eso sí: mis ahorricos, en otro lado. Yo elijo, yo decido ;-)

Un cordial saludo igualmente, fundamento, y muy buen día!!!

Cliente dijo...

La banca cívica es una tomadura de pelo y la "despolitización" que va a asegurar un buen sueldo a Sanz y a que sigan mandando en la Caja los mismos no tiene nombre.
Eso sí, yo ya tenía una cuenta abierta cuando los actuales directivos estaban en el jardín de infancia, así que no pienso irme sino que esperaré a que se vayan ellos. Que la Caja es mucho más mía que Suya.

Anónimo dijo...

Me gustaría que se investigaran con total naturalidad todos los créditos que ha otorgado la CAN a partir de año 2003. Es hora de empezar a mirar muchas operaciones.

Hay muchos ejemplos. Como la compra de los locales de UNZU en el auge de la búrbuja inmobiliaria, cuando ya había estallado la crisis de las "subprime" en los EEUU y se sabía que el mercado inmobiliario iba a reventar. También, hubo una campaña en pleno auge inmobiliario, y con el pico de precios en lo más alto, en la que se intentó captar a inmigrantes, y se les daba créditos por el 110% del valor de tasación.

Así mismo, la CAN acometió su expansión con el pico de la búrbuja inmobiliaria, metiéndose en locales burbujeados que ahora valen la mitad.

También es preciso investigar a que promotoras están refinanciando, y cuanto suelo tienen en su haber, para saber la situación real de la entidad.

La CAN, ya hace un mes que no da crédito, ya que carece de liquidez. Es una caja que tiene muchos vencimientos, ( fue de las primeras que acudió a las subastas de liquidez del Tesoro), y las retitadas de depósitos en los últimos meses están siendo importantes.

Hoy en día, tener el dinero en una caja de Ahorros, es jugar a una ruleta rusa.

!! Huid de las cajas como de la peste !!