Las entrevistas txistorreras

Sea con preguntas de nuestros lectores o sea respondiéndonos a nosotros, no tienen desperdicio. Y hay quien se atreve a responder...

Entrevistas

Incorrección política

El análisis y comentario político, de cuestiones navarras y del resto del mundo, nos lo da sin tapujos el politólogo y escritor Juan José Domínguez

Juan José Domínguez

Hablemos de dineros...

Con lo que nos cuentan El Filibustero y Jesús Jiménez, "Er Jimi", entendemos de fábula las cosas de la Economía navarra y del mundo

Economía

lunes, 7 de junio de 2010

1984 y el Club Bilderberg

Por JAVIER DOMÍNGUEZ
Suspicaz lector


Fue en 1954 cuando se reunió por primera vez un grupo selecto de personas, nunca superior a 130, que dicen decide buena parte del rumbo mundial. El Club Bilderberg se vende a veces como un grupo de amigos, con poder desde luego, que se junta en plan colegueo para ver por dónde van los tiros. Y aseguran que el secretismo se debe, simplemente, a garantizar la confidencialidad de todos los presentes, para que nadie tenga que arrepentirse de hablar con franqueza y a calzón bajado porque un periódico le ponga después en el punto de mira.

Los del Club Bilderberg han estado en Sitges, y la reunión puede resumirse en un "reunidos no se sabe quién para hablar de nadie sabe qué". Lo cual, estando por medio jefas de Estado consortes y Presidentes del Gobierno, no inspira demasiada confianza. Nunca sabremos en qué medida esas reuniones, descritas como "apasionantes" por doña Sofía ("¡se aprende tanto!", le dijo a Cernuda), manejan realmente los hilos de nuestra economía y, con ello, de nuestras vidas cotidianas. Y más en estos tiempos.

En esa noticia pensaba cuando, paseando la mirada por la estantería, me topé con un libro que leí, por fin, hace cuatro años. En un verano. Uno de esos clásicos de la Literatura que es mejor pillar por banda cuando no hay profesor que te obligue, ni examen que te presione. 1984, de Orwell. Ubicado treinta años después de la primera reunión de los Bilderberg. Su argumento es tan conocido que no aportaré nada, pero refresco la memoria: grandes corporaciones dominando el mundo, continentes enfrentados en guerras que no se sabe si existieron o no, y la Historia convertida en algo que cambia conforme cambian los intereses del Poder.

El libro se caracteriza por presentar una sociedad metida en una continua paradoja. El gran ojo que todo lo ve dice velar por la seguridad de todos mientras se despreocupa de la seguridad de cada individuo, e incluso la ataca en represalia por haber descubierto que hay otras formas de vivir. Es la Hermandad, presunta forma de resistencia, una herramienta más del Partido Único para detectar a los elementos subversivos que deben de ser purgados, eliminados del sistema. Hermandad que hoy podría ser representada, por ejemplo, como ONGs de todo pelaje y oscuras motivaciones y funcionamientos, o incluso por flotillas de origen incierto y con un final que jamás conoceremos en realidad. Todas esas paradojas confluyen en una sala de torturas, la Habitación 101, donde Winston, protagonista del libro, descubre que la paradoja no es tal si no existe la lógica. No hay paradoja si la Verdad no lo es por ser verdadera sino porque el Partido decide que ésa es la Verdad.

¿Qué tiene que ver el libro con esos clubes selectos de mandatarios, empresarios y economistas de postín de identidad nunca revelada? Probablemente nada. Sólo que creo que el libro puede hacer que el lector informado, preocupado y consciente cambie su visión del mundo. Al menos, que se vuelva suspicaz. Orwell pretendía algo así al hacer una contrapropaganda de los regímenes totalitarios. Hoy, en democracias (al menos supuestas), el pensamiento se va no tanto a la política como hacia lo que realmente mueve el mundo. O sea, los dineros. Puede hacernos pensar que la Economía no funciona sola, como decía Adam Smith, y que lo de "la oferta y la demanda" se escribe y reescribe al antojo del poder, como la Historia orwelliana. O que lobbys como el famoso Club Bilderberg manejan a su antojo y en función de sus intereses la Verdad de la economía o de la actual crisis mundial. Winston acababa “confesando”, mediante tortura, que 2 y 2 sumaban 5. A nosotros nos torturan diariamente a base de información, de datos y de historias personales. El día que nos digan que la recuperación de la crisis depende de que aceptemos que 2 y 2 son 5, probablemente, acabemos aceptándolo.

4 comentarios: on "1984 y el Club Bilderberg"

Cipote Bill dijo...

Mohete, deja de tomar isidrinas con el café.
Saludos.

Itzain dijo...

Lo suyo es malmeter, Don Javier. Los del bilduletxes ese se juntan porque son colegas. A ver si cuando usté queda con la peña pa comerse unas txistorras de Altsasu avisa a la prensa...
Pues estos ochos, igual. Quedan, echan unas risas (de nosochos/as), "organizan" un poco el chandrio económico, echan unas partidicas de golf, ponen al día a sus plumillas y a otra cosica.
Todo lo demás es pensar mal y de iñusentes.
A tomar... digo a mandar.

JD dijo...

Ay Cipote, si es que sin abrir los ojos me pongo a echarme sacarina y me confundo de grageas...

El Filibustero dijo...

Seguramente si hubiesen tirado una bomba en ese hotel en el momento adecuado se habría acabado la crisis.