Las entrevistas txistorreras

Sea con preguntas de nuestros lectores o sea respondiéndonos a nosotros, no tienen desperdicio. Y hay quien se atreve a responder...

Entrevistas

Incorrección política

El análisis y comentario político, de cuestiones navarras y del resto del mundo, nos lo da sin tapujos el politólogo y escritor Juan José Domínguez

Juan José Domínguez

Hablemos de dineros...

Con lo que nos cuentan El Filibustero y Jesús Jiménez, "Er Jimi", entendemos de fábula las cosas de la Economía navarra y del mundo

Economía

lunes, 31 de mayo de 2010

Quién creí que podía ser el espontáneo eurovisivo

Por JAVIER DOMÍNGUEZ
Espectador de casualidad

He de confesar que el festival europeo de la canción, mayormente conocido por Eurovisión, no me importa ni me preocupa demasiado, y que el sábado por la noche andaba en otros menesteres mientas desfilaban por un escenario tíos vestidos de payasos y pivones escotados hasta el ombligo con vaporosas colas de raso. Pero, pese a ello, me di cuenta en directo de que un espontáneo se había colado en la actuación de Daniel Diges.

Momentos de confusión. La realización intentó obviarlo como pudo, pero se pudo observar al sujeto en cuestión de una forma fugaz. Y, antes de que en Internet comprobara que se trataba del tal Jimmy Jump, tuve unos minutos de elucubración. ¿Quién podía ser el espontáneo? Y, en esos minutos, se me pasaron por la cabeza varios sospechosos.

El follonero (alias Tocapelotas): Jordi Evolé ya las ha liado pardas, presentándose en los sitios más inverosímiles. Además, en esta edición La Sexta no le había tocado las narices a la organización de Eurovisión, ni había metido a un actor de Buenafuente en el concurso. Al ver que el espontáneo no llevaba gafas, lo descarté. Pero, ¡ojo!, lo mismo podían haber contratado al Jimmy Jump ése desde el programa de Salvados para no hacerlo el en persona.

Karmele Marchante (alias Oxigenada): el tsunami rubio más casposo de esta edición eurovisiva en su fase nacional podía estar intentando tener el hueco que los malos malosos de RTVE le quitaron. Lo descarté porque al espontáneo no le brillaban en la muñeca diez kilos de pulseras.

Mourinho (alias Catenaccio): porque es un entrenador mediático, porque le gusta llamar la atención hasta durmiendo y porque podía estar borracho perdido celebrando la pasta que va a pagarle Florentino Pérez. O, simplemente, podía haber sido enviado para empezar a rentabilizar su ficha a base de publicidad. Lo descarté cuando vi que los responsables de seguridad del Festival sacaban al espontáneo sin que aparecieran sus escoltas a protegerle. No, no podía ser Mourinho.

Jesús Vázquez (alias Hastanelasopa): porque salvo el informativo y el tiempo, lo meten a presentar de todo, y además cada vez está más loca. Porque le encanta demostrar que baila, que se mueve bien y que tiene (o cree tener) una clase que no se puede aguantar. Descarté que fuera él al recordar que Eurovisión no lo emite Telecinco. Si no, fijo que lo presentaba él.

John Cobra (alias Mecomeis): después de aquel abucheo y rifirrafe tan visto en el Youtube, el patibulario rapero tal vez se había tomado la justicia por su mano, plantándose en el concurso a bailar su “Carol”. También descartado en cuanto comprobé que el espontáneo tenía las manos separadas de sus ingles; y es que John Cobra parece llevarlas pegadas a sus partes, como el muñeco de Rockefeller que manejaba José Luis Moreno.

El Rey (alias Juankar): porque Juan Carlos de Borbón podía querer demostrar dos cosas. La primera, que está recuperado del nódulo benigno ése que le quitaron. La segunda, que trabaja y que es capaz de todo por su país. Por la corona, un bailoteo. O incluso podía haber subido a decirle a Diges lo de "por qué no te callas". Lo descarté por la barretina: no le pegaba.

Belén Esteban (alias Má-to): porque está crecida, porque se piensa que con haber bailado en un programa de Telecinco ya se ha convertido en estrella del ballet y porque sale hasta en las Campanadas, qué pesadez. Supe que la nueva reina televisiva de Aspaña no era la espontánea porque su cara cubista llama la atención (desde la operación, tiene un perfil más raro que el de Rossy de Palma, que ya es).

Teddy Bautista (alias Mr. Canon): el hecho de que sólo apareciera en el momento de la actuación española me hacía pensar que detrás había algo genuinamente español. Y pensé que el auténtico hecho diferencial rojigualda es la presencia de una “organización sin ánimo de lucro” (sic) que hasta la propia Unión ha dicho que es más bien abusiva. Pensé que Teddy había salido al escenario con la factura por la interpretación de la pieza. Su afán enfermizo por reclamar los derechos de autor puede llevarle a este hombre a hacer una de esas. Descarté la posibilidad porque el espontáneo tenía más ritmo que Teddy, que tiene pinta de tener la agilidad de un playmobil con artritis.

Vale, no fue ninguno de éstos, pero... ¿a que podía haber sido cualquiera? País.

2 comentarios: on "Quién creí que podía ser el espontáneo eurovisivo"

Juli Gan dijo...

Si hubiera sido yo habría salido con una pancarta que dijera: Apagad la tele y coged un libro, coño"

M i K e L dijo...

Eso de espectador de casualidad es una disculpa o una coña? Tan pocas cosas hay que hacer un sábado a la noche?