Las entrevistas txistorreras

Sea con preguntas de nuestros lectores o sea respondiéndonos a nosotros, no tienen desperdicio. Y hay quien se atreve a responder...

Entrevistas

Incorrección política

El análisis y comentario político, de cuestiones navarras y del resto del mundo, nos lo da sin tapujos el politólogo y escritor Juan José Domínguez

Juan José Domínguez

Hablemos de dineros...

Con lo que nos cuentan El Filibustero y Jesús Jiménez, "Er Jimi", entendemos de fábula las cosas de la Economía navarra y del mundo

Economía

jueves, 13 de mayo de 2010

Desde Lisboa: la visita del Papa

Corresponsal LTXD en Portugal


Nunca he vivido en un lugar privilegiado, ni he tenido amigos con un balcón valorado en cientos de euros para poder ver el encierro en primera fila. Pero oyes, he tenido que venir a vivir a Lisboa para poder decir, por primera vez en mi vida, que he estado en la primera fila de un acontecimiento mundial.

El triunfo de Liga del Benfica también cuenta, sobre todo cuando te pasas la noche sin dormir porque el autobús del equipo pasa por debajo de tu casa. Pero no, este caso no es la fiebre del fútbol portugués la causa. Es el Santo Pontífice el que viene a hacernos una visita hoy. No tenía la agenda lo suficientemente apretada que ha decidido arriesgarse con un viaje en avión para demostrar que el “Poder del señor” puede hasta con 4 miseras cenizas volcánicas. Todo es poco si lo comparas con la fuerza espiritual del Santo Padre.

Si me viera mi abuela escribir estas líneas me desheredaría: dice que no puede morirse sin ver al Papa antes. Pues abuela, yo me muerto, pero del susto. Nunca en mis 21 años de vida había visto tal estampida de personas en la calle. No, no: ni siquiera un sábado de San Fermines.

Durante casi 20 minutos (de reloj, ¿eh?, no es un calculo aproximado), no han parado de pasar cientos de personas, super super religiosas claro, vestiditos unisonamente de un azul turquesa que se mezclaba con el azul celestial con el que hoy ha amanecido Lisboa.


Pero esto no ha sido lo mejor. Lo mejor es que hoy he ahorrado batería en mis reproductores musicales. El centro de la capital portuguesa ha tenido durante todo el día una Banda Sonora super pura. Los cánticos religiosos han envuelto milagrosamente todas las calles de la ciudad. Han envuelto incluso el alma de todos los trabajadores portugueses, los cuales han tenido fiesta por orden del Estado.

Un Estado que, según la prensa portuguesa, ha llegado a gastar casi 75 millones de euros con la santa visita del Papa. Poquito, ¿verdad?

Todo era fiesta hoy en Lisboa. Hasta la anciana mujer del balcón de piedra enfrente de mi casa, que la pobre casi no se puede mover, ondeaba sin parar la banderita papal que han repartido durante toda la mañana por las inmediaciones de la Praça do Comercio, lugar donde Benedicto XVI celebraría la misa.

Pero tanta cosa para nada.

Un Papa móvil recorriendo las calles por lo menos en tercera, no vaya a ser que a alguien le dé tiempo a disparar al jovenzuelo; una interminable misa de dos horas con un gran coro al que se le oia cantar por toda la ciudad (han amortizado el gasto en micrófonos). ¿Y el regreso? Como no, el Papa móvil ha vuelto a la misma velocidad: su Santidad tendría hambre, que aquí en Portugal se cena pronto.

En fin, otros miles de euros desperdiciados en un señor que habla de pobreza cuando su peso corporal aumenta lo menos 5 kilos cuando se coloca todos sus oros encima. En casa del herrero, cuchillo de palo.

Amén, señores.


1 comentarios: on "Desde Lisboa: la visita del Papa"

El Filibustero dijo...

Enhorabuena por el artículo. Me ha hecho mucha ilusión ver a "Su Castidad" circulando por las calles lisboetas, jejeje. Lástima no haberle lanzado ningún polvorón