Las entrevistas txistorreras

Sea con preguntas de nuestros lectores o sea respondiéndonos a nosotros, no tienen desperdicio. Y hay quien se atreve a responder...

Entrevistas

Incorrección política

El análisis y comentario político, de cuestiones navarras y del resto del mundo, nos lo da sin tapujos el politólogo y escritor Juan José Domínguez

Juan José Domínguez

Hablemos de dineros...

Con lo que nos cuentan El Filibustero y Jesús Jiménez, "Er Jimi", entendemos de fábula las cosas de la Economía navarra y del mundo

Economía

jueves, 19 de noviembre de 2009

El lenguaje no verbal y "el personaje" de Yllanes

Por PILAR JIMÉNEZ
Psicóloga profesional

El lenguaje no verbal es una parte muy importante de la comunicación humana. Es la primera vía de comunicación con los demás (el llanto del bebé) que poco a poco se ve complementada y más tarde eclipsada (no reemplazada) por el lenguaje hablado. Pero que aprendamos a hablar no quiere decir que dejemos de comunicarnos con el cuerpo, ni mucho menos que nuestro cerebro deje de procesar esta información. Lo que ocurre es que lo procesa de forma inconsciente, por eso resulta también más complicado controlarlo. Para poder analizar el lenguaje no verbal de una persona sería necesario observarla en distintas situaciones, conocer su idiosincrasia, pero existen ciertas “reglas de interpretación generales” aplicables en la mayoría de las culturas y que aportan mucha información sobre el mensaje que intenta transmitir un interlocutor. ¿Quién no reconoce una sonrisa o una cara de miedo?

El caso de José Diego Yllanes no es una excepción. Su cuerpo habla, nos cuenta y nos aporta información. Su postura, su forma de moverse, sus gestos con las manos, la expresión de su cara… nos están contando parte de la historia.

En general la postura de Yllanes es de seguridad, de confianza. Cuando está de pie, con los hombros rectos, echados hacia atrás indican seguridad, los pies separados muestran una necesidad de sentir y mostrar esa confianza, de control, para que el cuerpo no se mueva, no se balancee. Los brazos estirados con las manos cruzadas delante son un muro, otra forma de control de los gestos y un obstáculo para la “entrada” desde el exterior, una protección. Cuando declara que recuerda matar a Nagore, cuando dice “no quise hacerlo pero lo hice”, su cuerpo nos cuenta algo muy distinto. Al decir esto Jose Diego mira directamente a la cara a su interlocutor durante la mayor parte del tiempo, con seguridad, con una expresión neutra en el rostro, controlando sus gestos (la postura descrita arriba), sin mostrar vergüenza ni sumisión. Una postura sumisa supone encoger los hombros, el cuerpo ligeramente hundido hacia delante, la cabeza gacha y la mirada hacia el suelo.

Cuando describe lo que recuerda del momento del crimen suelta las manos y gesticula, pero lo hace escondiendo las palmas de las manos, señal de que no se es completamente sincero, además se balacea ligeramente, pero no cambia la expresión de la cara: otro signo de control. Está dando un discurso aprendido, ensayado.


Mientras declara uno de los policías, el acusado está sentado junto a su abogado. Durante toda la declaración del agente, él está tranquilo, sentado con las piernas abiertas, lo que quiere decir que no tiene prisa y que está escuchando lo que se dice, pero tiene la espalda recta, no está recostado tranquilamente en la silla, de nuevo: control. Hay un momento en la declaración del policía en el que Yllanes se pone nervioso, y es cuando el Policía asegura: “Creo que hay información que no dice” (tiempo 2:00 del vídeo). Él gesticula, se mueve incómodo en la silla, niega un par de veces con la cabeza y suspira, pero no levanta la vista. El movimiento de incomodidad es como si dijera "¡pillado!"

Uno de los momentos más difundidos por televisión, en el que Jose Diego pide perdón a Nagore, a la familia de ella y a la suya propia, es también muy interesante. Yllanes está de pie, frente al micrófono, mirando a la mesa de fiscales, jueces… pide perdón por haber matado a una persona, a una chica de 20 años, pero no le tiembla la voz, tiene la espalda recta, los pies separados y las manos cruzadas delante, mostrando seguridad y control. Su cuerpo no muestra arrepentimiento porque su postura es de seguridad, de excesivo control, esta sujetando su cuerpo para que éste no dé información. De nuevo, no baja la mirada y en ningún momento mira hacia atrás, hacia donde están las personas con las que se está disculpando, ni si quiera hace un amago ni ningún tipo de gesto hacia ellos. Está controlando.

Al responder a las preguntas sobre si estaba borracho cuando sucedió todo, no adopta una postura distinta. Sin embargo, en este caso sí gesticula más libremente y no se controla tanto, no está mostrando total sinceridad, porque se sujeta las manos. Es más: cuando dice "he venido a decir la verdad", se toca la nariz... gesto que indica que está mintiendo (tiempo 0:37 en el vídeo).

En cambio, si nos fijamos en la expresión no verbal de uno de los amigos que declara, hay notables diferencias. El amigo cambia de postura a lo largo de la declaración, se mueve, se balancea, está nervioso, no encuentra una postura cómoda, se siente expuesto y por eso se protege con los brazos cruzados o las manos en los bolsillos, expresando que está a la defensiva. Mueve las cejas y cambia de expresión según va variando la emoción que siente: es “corporalmente” sincero.

Juzguen ustedes mismos lo que ocurre en el vídeo durante el que declaran los forenses, su supervisor en el hospital y algunos conocidos. Fíjense en el momento en el que Yllanes se vuelve a hablar con su abogado: ¿qué les dice la expresión de su cara? Como dije al principio, esto de la lectura del lenguaje no verbal requiere una observación exhaustiva que los videos disponibles no permiten, y cada persona tiene sus peculiaridades. Pero díganme una cosa: qué es lo que sienten, lo que notan o intuyen cuando ven estas declaraciones. Háganse caso.

Resumiendo, y desde mi punto de vista: Yllanes es una persona excesivamente controladora, consciente de lo que hizo, como muestra su seguridad al hablar, pero que no se arrepiente de ello ni se avergüenza, porque no muestra sumisión al decirlo. A nivel personal y profesional me encantaría poder hablar cara a cara con este personaje (porque eso ha hecho durante el juicio: representar un papel), para poder descubrir detrás de ese control la verdad de lo que sucedió esa noche, la verdad del final de Nagore Laffage.


19 comentarios: on "El lenguaje no verbal y "el personaje" de Yllanes"

Langostinos y lentejas dijo...

La actuación de este tiparraco ha sido muy buena, tan buena como el trabajo que han desarrollado desde el primer momento sus abogados. Gracias a ella ha conseguido que el jurado se tragara su versión y diera más valor a sus palabras que a las pruebas presentadas en el juicio. Chapeau! aunque a alguno se nos revuelvan las tripas al ver lo barato que es matar para algunos.

Anónimo dijo...

Las cadenas de televisión llegaron a un acuerdo con el Consejo del Poder Judicial para la programación de Otoño. Una vez conocido el desenlace del caso Nagore, nos llega "Fago, un pueblo contra su destino".

(Según se rumorea en los mentideros de las cadenas, el hallazgo del cadáver de Marta del Castillo podría haber sido apalabrado para antes de Nochebuena ya que la Casa Real quiere subir la audiencia del discurso del Rey mediante alusiones al mismo).

Asco de país

Anónimo dijo...

No creo que sea correcto valorar la sinceridad o falta de sinceridad de este chico por la naturalidad de su lenguaje no verbal si claramente hizo un discurso ensayado mil veces. Por supuesto no va a sonar natural! Por supuesto todos sabemos que la mató, él lo ha reconocido... y ahí está siendo sincero desde el primer día, no como muchos que siempre se declaran inocentes.

M i K e L dijo...

Cielos! No quiero que a ninguna de mis clases y/o conferencias vaya Pilar Jiménez porque me iba a acongojar nada más verla. Ella da miedito con ese análisis tan bien argumentado, y los que dan bastante asco son el acusado y sus abogados que han visto mucho Ally Macbeal. Pero la cosa es así, y este pollo logró vender su versión como Belén Esteban vende su imagen, la de su niña y tiene éxito de audiencia. País!

Chantreano que se descojona dijo...

Tenía yo ganas de echarme al jeto un defensor del lenguaje no verbal, sí.

Estoy del lenguaje no verbal hasta los cojones. Hoy por hoy, es más importante, siendo muchísimo más subjetivo cuando no falso, que lo dicho por el lenguaje verbal a secas. Desde que se ha puesto de moda en las entrevistas de trabajo, por ejemplo, han pasado de lo qué se dice a cómo se dice y eso me da un asco que no lo puedo ni ver. Un camelo más. ¿Generación Einstein? Los cojones, generación Marcel Marceau.

Si realmente te molesta el ojo, ni te lo toques, que el entrevistador puede llegar a suponer que eres un codicioso o egoista o un iluso o un desagarramantas o un coleccionista de sellos o de la peña La Jarana. A saber. ¿Y si se lo tocan a él, al entrevistador experto en memeces, pero a cuatro patas? Eso sí que sería un buen estudio de campo: dígame, qué siente... ¿paz interior? No, más bien desasosiego. Pues no queremos desasosegados en nuestra empresa, entrevistador de los cojones, o sea que recoja sus cosas y vaya a vender sus murgas a otra parte, o cómase un limón imaginario, por hacer algo, visualícelo coño, que no me lo está visualizando, hostia.

Dicho lo cual, cualquiera que haya tenido, o visto, un juicio sabe que lo que se desarrolla en esa sala es un teatro, siempre. No se busca la verdad, se busca convencer al juez o jurado de que se dice o se tiene la verdad, que es muy distinto. Legalmente, los acusados tienen derecho a mentir. Con eso está todo dicho. ¿Y que es barato matar? Joder... vaya novedad. Vivimos bajo unas leyes que priman la reinserción sobre el castigo, por eso miran infinitamente más por el delincuente que por la víctima. Es lo que hay, pero aquí, como siempre, mola más protestar por lo accesorio que por lo principal, porque en el fondo, por lo que protestamos es por nuestras filias y fobias, y no por el caso juzgado en sí, que ni nos va ni nos viene más allá de una indignación del estilo telediario a la hora de la comida: hay que ver el penalti que no le han pitado a Osasuna, joder, qué cabrones. La hostia la culpa de los yanquis, que ese linier bebe coca-cola fijo. Putos yanquis... anda, pásame la sal yodada. Gracias. ¿No era la Barcina yanqui además? sí, del Güisconsin centro, y prima hermana del árbitro, dicen. Japuta. ¿Quieres café? Con sacarina, que estoy echando tripa. ¿El pacharán engorda? Supongo. Bah, ese será el americano, ponme una copichuela, o mejor, tráeme la botella entera, que tiene que ser digestivo a la fuerza, y cuanto más, mejor.
Cuenta un economista en una radio que el mejor amigo del hombre es el chivo expiatorio. Pues eso.

Anónimo dijo...

Chantreano:
Habitualmente te suelo entender, al margen de que esté o no de acuerdo contigo. Pero hoy no te he entendido nada: has pasado de la generación Einstein al patxarán como si te hubieras bebido una botella. Y, oye, sin ánimo de ofender.

María de Cospedal dijo...

Veo que la Txistorra está muy profunda últimamente. Me parece bien.
Pero echo de menos un artículo del Chantreano, la derecha txistorrera. Por eso, si el de la Txan pincha en mi nombre verá a Dolores de Cospedal que está pa meterle de todo menos miedo....
Chantreano, ¿queremos saber tu opinión?

Nerea dijo...

Sinceramente y en plan constructivo: ¿no es suficiente con todo lo que rodea a Nagore Laffage? Hay otras mil cosas de las que hablar en Navarra y no se está diciendo nada desde La Txistorra, un medio que admiro profundamente. No se ha dicho nada de la Escuela Navarra de Teatro, por ejemplo, con todo lo que se están moviendo sus alumnos. Sólo sugiero un cambio de tema, con total respeto. :)

Anónimo dijo...

Pongámonos en la situación de que el acusado es una persona capacitada para reprimir emociones y gestos y controlar su expresividad corporal, dado que como psiquiatra esto es importante para no transmitir impresiones erróneas a los pacientes. Si uno le pone cara de "este está chalao" a un paciente, por ejemplo, con esquizofrenia, generará desconfianza en éste, impidiendo la buena relación médico-paciente.
Una persona que es capaz de controlar así su expresión corporal en situaciones diferentes y espontáneas, es perfectamente capaz de controlarla en una situación ensayada, nada espontánea y perfectamente estructurada, como es un juicio.
No tengo ni idea de interpretación de la gestualidad corporal, pero mi impresión es que el acusado se muestra firme y seguro porque de nada le sirve lo contrario, más que para derrumbarse, y porque tiene asumida y estudiada la situación en la que se encuentra. Que mira a los ojos cuando se confiesa culpable para reafirmar su sinceridad respecto a este punto, con la seguridad de alguien que ha tenido tiempo de afrontar la realidad por dura que sea y reequilibrar su estado anímico lo suficiente como para no cortarse las venas y seguir viviendo. Que su aparente seguridad no es sino una manera de mantenerse en pie ante algo que no es capaz de asumir en su persona, como es el haber matado a una chica. Que es una persona mentalmente fuerte preparandose para sobrevivir en la cárcel, con lo que el juicio no debe ser un reto difícil.
Si creo que miente, se toque o no la nariz, cuando dice que no se acuerda de lo que pasó.Seguramente lo que no cuenta es lo que más le avergüenza.Y se limita a asumir su culpa por haber matado a Nagore, sin desvelar las circunstancias de tal desarrollo,siendo quizá mejor para todos los allegados de él y de ella permanecer en la ignorancia.
Además, eso que no cuenta, probablemente sea lo que motivó su descontrol, su reacción letal para Nagore. Si tanto le preocupó la amenaza de Nagore como para matarla, piensan ustedes que una vez muerta lo iba a contar?? No tendría mucho sentido, y tampoco sería justificación para lo que hizo. Por tanto, para qué contarlo?
esta es mi versión de los hechos

Chantreano que se descojona dijo...

Ojalá me hubiera bebido una botella de parachánn, perdón parachán... al menos tendría excusa para mi incapacidad para comunicarme.

A ver, resumen, que supongo que cada día escribo peor:

1º El lenguaje no verbal no es fenomenal, es una mierda, pero le dan un peso determinante a la hora de un examen oral. Grave Error.

2º La justicia es mentira siempre. Es un teatro. Quien busque la verdad en un juicio, apañado va. Verdad judicial, la llaman los del gremio para ver si así cuela... como si la verdad necesitara apellidos.

3º Nadie ha levantado la voz para endurecer las penas, por ejemplo. Mola más decir que hay una conspiración judeoderechonaopusina, para reafirmarnos en nuestras convicciones o por la cosa esa de las ascuas y los arrimes, y a otra cosa mariposa. Plis, plas... (Abro ironía) La culpa de todo la tiene Yoko Ono, como por otra parte todos sabemos.. y desde hace mucho (cierro ironía).

Nerea y El perro dehortelano... jajaja.

Si Lope leído se te hace pesado, la versión en cine de Pilar Miró (en verso, con dos cojones) es muy recomendable. Por cierto... creo que te vi antes de ayer en la villavesa... o a alguien que se te parece un huevo que como fisonomista soy un desastre, puro despiste soy. Jajajaja.

P.D. La Cospe es del estilo de la Barkos, un par de dominatrix de cuidado... tienen pinta de muy, muy exigentes. Demasiada responsabilidad para mí. Jajaja... Yo me quedo con la vicepresidenta de la Vega en bikini, que desde que la vi este verano no he podido superarlo. Sigo en estado de shock postraumático. Me he vuelto asceta.

La, la, la, la... qué pasará, que misterio habrá, puede ser mi gran noche... Me piro a comprar el nuevo libro de Muñoz Molina.

kanif dijo...

¿Y qué lenguaje no verbal empleará en el trullo cuando vayan a por su culo?

Anónimo dijo...

Yo estoy de acuerdo con Nerea. Ya se le han dado suficientes vueltas al caso como para ponernos a analizar hasta el lenguaje no verbal de Yllanes. ¿Qué falta? ¿Un documental en Antena 3 reconstruyendo toda la historia, como aquel que hubo en su día con Mari Luz? ...

Por lo demás, el lenguaje no verbal es parte del mensaje que enviamos, vale. Pero, sin ofender a nadie, esto me parece pasarse un poquito. ¿Tocarse la nariz es sieeempre signo de mentir? ...

itziar gomez dijo...

Sin intención de darle más vueltas, estoy completamente de acuerdo con las observaciones. Estuve sentada detrás suya y no solo percibí lo que aquí se analiza, también fui testigo de una mirada hacia atrás al público por encima del hombro, con absoluta superioridad, ante un rumor general generado por su amnesis continua...y se volvió.

Anónimo dijo...

El lenguaje corporal es algo que se conoce de antiguo y, desde luego, es una forma de conocer al interlocutor que se tiene enfrente. Una persona puede mentir cuando habla, puede fingir una actitud, pero sus movimientos le delantarán tarde o templano. Manifestarán en algún momento sinceridad, inseguridad, desconfianza, elevada autoestima, falta de respeto hacia los demas, complejo o sentimiento de inferiordad, timidez, etc... ¿Porqué si no cuando estamos ante una persona nos inspira confianza o desconfianza sin saber bien el motivo y sin conocerlo siquiera?. Acitudes, gestos, movimientos, miradas, bastan para que alguien que tenemos delante nos inspire confianza o no, a poco receptivos que seamos. Probablemente si 100 personas estuviesen frente a otra que les estuviese diciendo la vardad, la mayoría le creerían y si esas mismas personas estuviesen frente a alguien que les mintiese, la mayoría no le creerían: eso es debido al lenguaje corporal. Frente a este razonamiento, que es cierto, sólo se me plantea la duda de si alguien que dominase los secretos del lenguaje corporal sería capaz de estar mintiendo y mantener una actitud aparentemente auténtica, interpretando un papel merecedor de un Oscar, para que la mayoría de sus interlocutores sintiesen un sentimiento de confianza hacia él. No quiero decir que fuese el caso, pero no olvidemos que Yllanes iba para psiquiatra (actuó como un psiquiatra durante todo el juicio cuando tomaba notas) y los psiquiatras deben ser especialmente receptivos a los mensajes que les envía el lenguaje corporal de sus interlocutores.

Nerea dijo...

Chantreano, la próxima vez que creas verme, saluda y así lo comprobamos.

Sobre el perro del hortelano, no sé a qué te estás refiriendo. ¿Dónde ves ese tipo de conducta por mi parte?

Chantreano que se descojona dijo...

Coño Nerea... ¿y si no eres? Que yo soy muy pudoroso con esas cosas.

Me voy a hacer una camiseta que ponga soy de Chan... como Sinchan, y así no hay opción al ridículo.

En cuanto a las hostalizas... pues eso, que ni escribes ni dejas escribir. Sin acritud, claro.

Nerea dijo...

Jajajaja! No había caído, no. Si no escribo es porque me es absolutamente imposible teniendo en cuenta la de cosas en las que invierto mi tiempo ahora mismo. Y aquel comentario era sólo una sugerencia, dada mi opinión y la de mucha gente sobre lo mediático del llamado "caso Nagore".


Y por cierto, no sé cómo haces más el ridículo, si con unam camiseta en la que ponga "Soy de la Chan" o preguntando si la usuaria de villavesa en cuestión se llama Nerea. De todas maneras, antes de ayer no me pudiste ver porque de lunes a viernes vivo en Donostia. Ya lo siento, chico.

parado altamente cualificado dijo...

Pues txantreano tiene mucha razon en esto de la chorrada y la grandisima memez y ñonez del lenguaje corporal y toda esa mierda.
Estoy harto de encontrarme incompetentes, vagos, trepas y mentirosos en el curro, y pensar a que tecnico en RRHH se les habra colado este personaje/a, se le deben dar muy bien las entrevistas o debe tener muy buen lenguaje corporal porque sino no lo entiendo con la de miles de personas validas que andaran buscando trabajo.
Eso cuando tengo curro, porque por mi caracter, timido cuando no tienes confianza con una persona a la que acabas de conocer(cosa por otra parte nada rara en las personas HUMANAS) tengo muchos problemas en los "procesos de seleccion".
¿Como es posible que en este pais tan falto de talento y ganas de trabajar el primer filtro de un "proceso de seleccion" sea la entrevista de 15 minutos o 20 con la tecnico de RRHH?
¿Como es que son esos técnicos en RRHH que habran hecho un cursillo sean los que deciden en este pais quien trabaja y quien no?
¿No es verdad que precisamente la gente que se controla mas es la menos confiable, la que tiene algo que esconder?
¿Como se puede saber como es una persona o como se desenvuelve en su trabajo por una charla de 15 o 20 minutos?
¿por como pone las manos? ¿por el tono de voz?
Ya me gustaria a mi tener ese don y la mitad de mis problemas no hubieran pasado porque ¿acaso no son la mitad de los problemas por culpa de confiar en quien no deberias confiar?
Si al ver tu CV y ver tu capacidad por tus referencias profesionales les interesa, ¿como despues de hablar con una persona que no sabe de que coño estas hablando cuando le explicas tu CV, ya no les interese?

Este problema puede parecer una chorrada a alguien, pero de verdad que se esta convirtiendo en un mal de fondo en las empresas que luego dicen que no somos competitivos, hombre, si los "procesos de seleccion" se basan en la impresion totalmente subjetiva de una persona que ni es psiquiatra ni psicologa, ademas que ni un psiquiatra puede conocer a una persona en 15 o 20 minutos....

En fin, que lo que nos faltaba en este pais de inutiles son estas tonterias, asi nos va, de culo y cuesta abajo.

pero vamos, tengo claro ya, que si esta vez me encuentro en esta situacion 2 o 3 veces mas en esta epoca de buscar empleo en la que estoy y en la que ya me ha pasado 3 veces, tomare definitivamente la decision de irme de este pais de mierda donde la apariencia y la subjetividad lo es todo, si no me quieren aqui me tendre que ir a donde si me quieran y me valoren.

Y una ultima pregunta al aire, ¿porque todos los "tecnicos en RRHH" son mujeres?

saludos a todos de alguien que esta hasta los mismisimos de la tonteria y memez imperante en este pais.

Chantreano ama a Nerea dijo...

Nerea y Chantreano:
Dejaos de rollos y de engañar a los lectores. Vosotros tenéis un rollo y jugáis a los novios encantados de escribirse comentarios en la Txistorra.
Es mucho más sencillo que declaréis vuestra relación por escrito, verbalmente o por gestos no verbales.
Digo esto porque habéis convertio la Txistorra en vuestro chiringuito amoroso.