Las entrevistas txistorreras

Sea con preguntas de nuestros lectores o sea respondiéndonos a nosotros, no tienen desperdicio. Y hay quien se atreve a responder...

Entrevistas

Incorrección política

El análisis y comentario político, de cuestiones navarras y del resto del mundo, nos lo da sin tapujos el politólogo y escritor Juan José Domínguez

Juan José Domínguez

Hablemos de dineros...

Con lo que nos cuentan El Filibustero y Jesús Jiménez, "Er Jimi", entendemos de fábula las cosas de la Economía navarra y del mundo

Economía

jueves, 17 de septiembre de 2009

En otoño, declinen: "Colectio, colectionis"

Por ELOY RABO
Coleccionista de cleenex usados

El otro día, entre caña y caña, veíamos la tele. O sea, como siempre: todo sea por no hablar entre nosotros más de la cuenta, no vaya a ser que alguien pregunte por la parienta del otro y acabemos dándonos de hostias por sospechas infundadas (o muy fundadas). Y en la tele salió, así como de repente, agazapado entre los créditos directos y los anuncios de antical, el coleccionable definitivo. Sí, amigos: si creían que lo habían visto todo en materia de coleccionables, se equivocaban.

Ésta era una colección llamada "Instrumentos musicales". Así, a lo bestia, empezamos a imaginarnos qué casa necesitaría uno para hacerse una colección de instrumentos. La tuba y el trombón, en el salón; el violonchelo, en el aseo; la trompeta, en la terraza con las macetas. Luego, una guapa modelo que hacía en el anuncio el papel de coleccionista nos sacó de nuestro error: se trataba de miniaturas de instrumentos musicales. La cosa, aunque más práctica, tenía menos sentido, puesto que los instrumentos pueden tocarse si uno está aburrido... y las miniaturas se pueden tocar (aunque no se deba), pero sólo táctilmente. A no ser, dijo un colega, que la miniatura de la flauta vibre, y pueda usarse como buscador de puntos G.

Después de las correspondientes risas, seguimos viendo anuncios de coleccionables. Es septiembre, hay menos luz, tiempo más revuelto y demasiadas horas en casa como para pegárselas todas viéndole el jeto al marido o a la respectiva; así que las colecciones abundan. Puedes construir el Titanic con palillos, tener 40 modelos de motos campeonas del mundo, redescubrir las joyas de la literatura juvenil de la época de los tecnócratas, o volver a ver La casa de la pradera desde el capítulo uno hasta el último. A tu alcance está hacerte con 25 mecheros Zippo de diferentes ilustraciones, con Hansel y Gretel en porcelana o con miniaturas de todas las versiones que se hicieron del Seat 131. Del Supermirafiori "picolo" al 131 ambulancia, pasando por el nunca bien ponderado 131 fúnebre. Acojonante.

Otro de los colegas preguntó quién está detrás de las colecciones. "O sea", se interrogó: "¿hay alguien que cobre por pensar chorradas que puedan hacerse?" Y otro dijo que él, una vez, empezó una colección; y que recordaba que, con el primer fascículo, venían unas hojitas de papel. Para que te lo mandaran a casa, para opinar de las colecciones y, he aquí el meollo del asunto, para hacer sugerencias. Hostia, tú. Nos miramos sorprendidos. Nadie se atrevía a abrir la boca. La máquina tragaperras, aunque lejana, se adueñó del sonido en nuestra mesa. Hasta que saltó el valiente.

- Pero... ¿a quién cojones se le ocurrió pedir una colección de instrumentos en miniatura?

Volvieron las risas. Pasamos de los coleccionables. Brindamos por el fin de la civilización occidental: una sociedad que es capaz de hacer caso a quien pide una colección de instrumentos en miniatura, una sociedad que tiene entre sus filas gente capaz de pedir tal cosa... no merece sobrevivir.

10 comentarios: on "En otoño, declinen: "Colectio, colectionis""

Anónimo dijo...

Supermancheta!!! muy buena!!

Sarika dijo...

y que me decís de la colección de platos de porcelana de hello kitty??? hay algo más hortera?? al principio pensaba que era alguna cursilada dirigida a seguir educando niñas ñoñas, pero no!! oh mi sorpresa!! va dirigido a personas adultas!!! os imaginais ir a alguna casa como invitada y que te saquen semejante vajilla glamurosa?? flipante...

Chantreano que se descojona dijo...

¿Coño, os cepilláis a las mujeres de los colegas? Joder, qué modernidades, jajaja.

La tuba y el trombón pegan más en el aseo, por cierto. Viento metal... aunque el viento madera, los fagot o fagotes y demás, tampoco desentonarían. El violín concertino se me haría más raro, por ejemplo.

¿Habrá variantes regionales en el coleccionable? Por ejemplo, ¿aquí en Navarra, se suministrará miniatura del maestro Turrillas?

Redacción LTXD dijo...

Aquí podría ser una colección de "Trozos de monumentos". En la primera entrega iría una cabeza de San Ignacio y, de regalo, las gafas del doctor Arazuri. Segunda entrega: el rabo de un toro del monumento al encierro (nos cuentan los colegas de Navarra Directo, de ETB, que hoy ha aparecido roto: alguien ha empezado la colección por su cuenta).

Juli Gan dijo...

A mí la que me flipaba era la colección fascicular de santos rosarios. ¿Qué explicabn en el fascículo: el primer misterio gozoso? ¿Es verdad que las editoriales sacan el segundo fascículo?A ver que nos sacan el año que viene.

The Sorcerer dijo...

¿Pero los coleccionables que no sean de series de TV ya los hace alguien?

Vamos que, ¿conocéis a una SOLA persona que haya hecho el Titanic con palillos o que tenga la vajilla completa de Hello Kitty, el gato blanco y cabezón?

Por lo menos, yo no.

JD dijo...

Yo conozco a quien logró hacer una colección de maqueta de tren...

Mado dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Mado dijo...

Propongo una colección de azulejos decorados. Nada de "La perdición de los hombres es / suegra, cuñada y mujer". No, algo mucho más útil, algo que sirva para alicatar el cuarto de baño y sea emético. Por ejemplo, chorradas del Congreso de los Diputados. O ataques de cuernos de la prensa. ¿Organizamos un concurso?

Chantreano que se descojona dijo...

"Yo he venido aquí a hablar con el ministro..." Labordeta.