Las entrevistas txistorreras

Sea con preguntas de nuestros lectores o sea respondiéndonos a nosotros, no tienen desperdicio. Y hay quien se atreve a responder...

Entrevistas

Incorrección política

El análisis y comentario político, de cuestiones navarras y del resto del mundo, nos lo da sin tapujos el politólogo y escritor Juan José Domínguez

Juan José Domínguez

Hablemos de dineros...

Con lo que nos cuentan El Filibustero y Jesús Jiménez, "Er Jimi", entendemos de fábula las cosas de la Economía navarra y del mundo

Economía

lunes, 6 de abril de 2009

Zona azul, ORA, OTA

Por JAVIER DOMÍNGUEZ
Aparcador exiliado


Vaya por delante que siempre me ha parecido una jugarreta el tener que pagar por aparcar en la puñetera calle, ésa cuyo uso ya pagamos con el impuesto de circulación y otras tasas municipales. Recuerdo las imprecaciones de mi abuelo cuando, a finales de los 80 ó principios de los 90, instalaron la zona azul en su ciudad, Zaragoza. Pero, como en todo, hay clases. Y ver diferentes modalidades abre los ojos.

Quizá por eso, las dictaduras (ya fueran absolutistas ilustradas dieciochescas o militares del siglo veinte) impedían por las bravas que la gente viajara. Está claro que las imposiciones se entienden menos cuando ves mundo y encuentras otras cosas. Tampoco me he ido a Vietnam, como Eric; sólo estoy en Bilbao. Pero ya me he encontrado sustanciosas diferencias entre su zona azul (OTA) y la de Pamplona (ORA).

Para empezar, los criterios de imposición de la zona azul. No he encontrado aún (quizá me falta perspectiva histórica) algo tan necio como el caso de la pamplonesa avenida de Pío XII: ahí hay zona azul en la acera de los impares, y no la hay en la de los pares, con lo que la acera de los pares se colapsa y quienes viven ahí no tienen tarjeta de residente para aparcar en la acera de enfrente. Tampoco me he encontrado en la capital vizcaína algo similar a lo de la calle Arcadio María Larraona, pintada de azul como si no costara dinero la pintura y luego, al tiempo, cambiada otra vez al aparcamiento libre. Pero oigan: como hay muchos lectores vizcaínos por aquí, agradeceremos las correcciones.

Pero la diferencia es sustancial incluso en los parquímetros. Les pongo dos fotos, y ahora les cuento. Mírenlas detenidamente. A la izquierda, los de Bilbao. A la derecha, los de Pamplona.


Miren, para empezar, el parquímetro de Bilbao. ¿Ven el teclado, así como de ordenador, que hay debajo de la ranura de las monedas? Sirve para teclear la matrícula. Porque hay que teclearla, señores del Ayuntamiento pamplonés. ¿Por qué? Porque así, a las 2 horas, el coche con esa matrícula tiene que moverse. ¡Anda!, claro: eso es lo que se busca con esto, la rotación. ¿Cómo lo garantiza el parquímetro de Pamplona? De ninguna forma: en Pamplona, puedes renovar el ticket permanentemente, sin mover el coche. Con tal de que que pagues... Ahí estamos: el puro afán recaudatorio.

Pero es que hasta eso, lo de cobrar, lo hace mal el parquímetro pamplonés. Porque en la ranura de tarjetas del de Pamplona sólo se puede meter la tarjeta de Dornier, concesionaria del "servicio". Si no tienes tarjeta, o la tienes vacía, sólo puedes usar monedas. ¿Que no tienes monedas? Pues no las pidas en las tiendas, que muchas ya ponen hasta carteles diciendo que no dan cambios para la zona azul. La maquinita de Bilbao, en cambio, ¡admite tarjeta de crédito! Qué cosas.

En definitiva: la zona azul de Bilbao piensa más en el usuario y en la auténtica función del asunto de pagar por aparcar, que es la rotación (y no la recaudación). La de Pamplona... en la línea habitual. Y eso sin hablar de que muchos de los parquímetros bilbaínos funcionan con paneles de energía solar. Los pamploneses... ni hablar del peluquín. Es la diferencia entre estudiar las medidas y ponerlas a golpe de talonario. De talonario de los demás, claro: el de la empresa adjudicataria y el del ciudadano paganini. Ya que tenemos que pagar por aparcar en la puñetera calle, deberíamos plantearnos reclamar el hacerlo con criterio.


12 comentarios: on "Zona azul, ORA, OTA"

Anónimo dijo...

aupa txistorrero!
solo un par de apreciaciones..

al meter la matricula no se permite pasar el ticket generosamente a otro usuario de la zona azul, que aunque parezca que no, hay gente si le sobra tiempo, regala el ticket a alguien que esta aparcando

en pamplona se puede pagar con tarjeta, la de la villavesa

JD dijo...

Hola, anónimo/a:

1.- Viva la generosidad, yo también lo hago cuando me sobra. Pero insisto: si queremos fomentar la rotación, habrá que indicar la matrícula y obligar a los coches a moverse. Si no, no conseguimos nada. Bueno, sí: solidaridad obrera de pasarnos los tickets en los que aún queda tiempo.

2.- La tarjeta de la villavesa es de ciertas entidades bancarias y no es una tarjeta normal, es una que hay que pedir específicamente (casi tan específicamente como la de Dornier). Y dudo que quien va de fuera a Pamplona la tenga. A eso me refiero.

Saludos.

Anónimo dijo...

A mí no me extraña: ¿cómo vais a comparar al señor Azkuna que es un caballero con Barcina, que es más chula que el copón.
Barcina, paleta de pueblo, sacamantecas, aprovchategui, tolosabe, la más lista, la más fashion, la más de lo más,
aprende de Bilbao.
Estoy hasta los pezones de Barcina.
Y encima se cree la hostia

Anónimo dijo...

Javier, si lo sigues dejando todo tan clarico y tan mono, nos dejas sin otro margen para opinar que decir que comparto todo lo que pones, con el pequeño complemento de que no hay obligación de ser original. Si lo que existe funciona, que manía con la originalidad y con la diferencia Hay que evolucionar desde el conocimiento de las cosas que funcionan. ¡Así nos vá!

Solo me queda una pregunta, además de dar mejor "servicio" la tarifa es más barata?

Por cierto, todavía me estoy destornillando de risa (léase descojonándome) con tu exposición sobre el laberíntico acceso al parquing de la plaza del castillo desde la rocha o desde la chantrea ¡Que lumbreras tenemos! Si a eso le añadimos el autentico caos y la falta de criterio que demuestra nuestro carril bici ¡Apaga, vámonos y el último que cierre el Ayuntamiento que pagamos todos!

M i K e L dijo...

Eso, eso, faltan las tarifas, que las de Bilbao son prohibitivas para bolsillos que no sean de Bilbao, o sea, caríiiiisimas.

De acuerdo con lo de la rotación y que aquí, en la capital de Universo, Azkuna nos ha dotado de terminales completitas y "gusanos" (hay uno en cada manzana), que llevan un miniordenata para poner multas, pero pregunta el precio, pamplonica. Notejo! Hace poco aparqué en los alrededores de Anoeta, ese estadio que hemos pagado todos los vascos, y un montón de horas me salió muy poquita pasta. En Bilbao eso es impensable, mamoncio!

Anónimo dijo...

Con lo fácil que son las cosas, !MIKEL HAZTELO MIRAR¡

Fíjate si es fácil, a la pregunta sobre las tarifas, pues la contestación es tan fácil como pues en un sitio la hora cuesta esto y en el otro esto otro y san se acabó.

Vaya cantidad de ácido que tienes, pues hala, a tomar lo que te dé la gana pero toma algo y dirige la mala leche allí donde proceda.

Por cierto lo de mamoncio ¿se puede saber a que viene? o simplemente es un tic que te sale porque sí, pues vaya con el muchacho, seguro que así vas haciendo amistades provechosas por la vida. !Tu mismo¡

M i K e L dijo...

Querido anónimo: yo sé a quién me dirijo, sé cuál es mi nivel de confianza con el receptor de mi comentario y sé cómo lo va a recibir.

Mamoncio es un apelativo cariñoso aplicable a cualquiera ya que mamar, lo que es mamar, ya sea de teta o biberón, lo hicimos todos, asi que no sólo somos mamoncios, sino mamones, o lo fuimos. Algunos más que otros.

Por cierto, más arriba alguien también pedía las tarifas para hacer una buena comparación, pero sólo en mi es criticable. Snif! ;-)

JD dijo...

Calma obrera, que MiKeL tiene licencia para mamar ;-). Prometo mirar las tarifas y ponerlas aquí en cuanto pueda hacer una googleada. Saludos!

Iñaki Murua dijo...

O sea, que tu abuelo era de ZaragoNza :-D

Por apuntar algo, además de las tarifas, en Bilbao si hay calles en las que una acera es de una zona de aparcamiento y la de enfrente de otra.

jd dijo...

Murua: aunque sean de distinto tipo de zona, las dos dan derecho a tarjeta de residente, ¿no? En Pamplona, casos como el de Pío XII son como comentaba.

Tarifas de Pamplona (2009):
El tique mínimo es para 10 minutos y cuesta 0,25 euros. A partir de ahí la máquina expendedora irá sumando fracciones de 3 minutos conforme se introduzca más dinero (mínimo 0,05 euros) hasta un máximo de 2 horas en zona azul.
- La zona naranja tiene un régimen de tarifa y horario especiales. Durante las dos primeras horas de estacionamiento se mantiene la tarifa normal de la zona azul. A partir de la tercera hora, cada fracción de 10 minutos, sin limitación de horario, cuesta 0,05 euros.
- La anulación de una denuncia puede darse por tres casos y su coste es:
- Exceso de tiempo: 4 euros.
- Carecer de tique: 11,65 euros.
- Rebasar el doble del tiempo: 11,65 euros.
- Ordenanza Fiscal 2009, Núm. 23 (epígrafe III).

Tarifas de Bilbao: pues vaya, en la web del Ayuntamiento no están actualizadas... ¡desde 2007! Tendré que confirmar si se mantienen o no. Tirón de orejas a la web bilbaína.

Según lo que publica la web bilbao.net, el mínimo en zona azul son 30 minutos, y cuesta 40 céntimos. O sea, más barato que el de Pamplona, aunque el mínimo es más amplio. El máximo en zona azul, dos horas, cuesta 2'50. En zona verde, el máximo son 5 horas, que suponen 10'40 (o sea, casi 2'10 por hora).

Rebuscando con Google, me encuentro otras tarifas que creo más actualizadas (aunque no me deja entrar a la web, la previsualización del buscador es muy chivata). 15 minutos, 20 céntimos. 30 minutos, 45 céntimos. Un poquito más barato que lo de Pamplona.

Pues eso...

Eric dijo...

Gracias por el enlace, jeje. En Donosti los parquímetros son como en Bilbao. Yo estoy en contra de todos, que pongan párkings a la entrada de las ciudades y buenos transportes públicos.