Las entrevistas txistorreras

Sea con preguntas de nuestros lectores o sea respondiéndonos a nosotros, no tienen desperdicio. Y hay quien se atreve a responder...

Entrevistas

Incorrección política

El análisis y comentario político, de cuestiones navarras y del resto del mundo, nos lo da sin tapujos el politólogo y escritor Juan José Domínguez

Juan José Domínguez

Hablemos de dineros...

Con lo que nos cuentan El Filibustero y Jesús Jiménez, "Er Jimi", entendemos de fábula las cosas de la Economía navarra y del mundo

Economía

viernes, 25 de junio de 2010

Insultemos con corrección política

Por ELOY RABO
Deslingüista


El otro día me echaron la bronca por llamar "subnormal" a alguien. Lo hizo una persona que trabaja con personas con discapacidad intelectual, un colectivo por el que siento un gran aprecio y del que he comprobado que, además de ser encantadores y cariñosísimos, pueden entrar en programas de inserción laboral con éxito. Así que, con todos mis respetos, le llevé la contraria. O no. Le dije: "Lo que es denigrante no es que yo llame subnormal a alguien como ese tipo, sino que tú pienses en tus chicos y chicas cuando oyes el palabro". Ojiplática me miraba cuando completé el razonamiento: "Para mí, los chavales no son subnormales, ni minusválidos ni nada de eso: son personas... con una discapacidad".

Admito que las palabras tienen las connotaciones que tienen; y que si, en los años ochenta, las asociaciones por la integración de las personas con síndrome de Down se llamaban "asociaciones pro subnormales" (esto es verídico), en el imaginario colectivo aún se asocia la palabra a ello. Aunque para mí, desde luego, es sólo un insulto que en absoluto compara a un capullo integral y tonto del haba con otras personas.

Pueden estar de acuerdo conmigo o no, y probablemente aquí nos enzarzaríamos en una discusión en la que tendríamos que acabar convocando por ouija a Lázaro Carreter, a ver qué opinaba del asunto. Pero, vamos a ver. ¿Son los insultos, realmente, una identificación estricta del insultado con lo dicho? ¿Llamas "meretriz" a la madre de un hijo de puta? ¿Crees que tiene cuernos un auténtico cabrón? ¿Le pasa algo en el pene a un tonto del haba? ¿Piensas sinceramente que se dedica a hacer felaciones un soplapollas? No. Lo mismo que nadie sabe si a los tontos (cuidado, que también se ha usado mal esta palabra) les gustan mucho los lápices, ni tampoco deseas que te masajee los testículos el tipo al que le sueltas un "tócame los cojones".

Pero bien: si es lo que quieren, pongámonos escrupulosamente pijos con el lenguaje, desorbitadamente sensibles y políticamente correctos hasta la extenuación. Afeemos la conducta de quien, en un momento de cabreo, dice que alguien es "tonto del culo", porque el pompis no tiene la culpa. Denunciemos ante la embajada japonesa a quien llame kamikaze a un conductor suicida, e invitemos a los conservadores de mobiliario urbano a lanzar un comunicado contra el uso que de "abrazafarolas" hacía José María García. Desterremos del vocabulario el insulto "payaso", por meterse con una profesión tan digna como ésa. Pongámonos ecologistas, y denunciemos ante Greenpeace el uso de términos como "zorra" o "perra". Consideremos un ataque a toda la Iglesia Católica el empleo de "hostia" como sinónimo de "golpe", y acabemos con la expresión "leña al mono hasta que aprenda el catecismo" por irreverente y por fomentar el maltrato animal, dos en uno. Ah, y por supuesto, que la Asociación de Avicultores de España tome cartas en el asunto: es intolerable que, en pleno siglo XXI, explotemos con todas las tareas que no queremos hacer a una tal "Rita la pollera".

3 comentarios: on "Insultemos con corrección política"

The Sorcerer dijo...

Insuperable su artículo, sr, Rabo! Vivimos en una etapa de amariconamiento (ups!!) tal en nuestra sociedad que no se pueden llamar ya a a las cosas por su nombre.

Vamos hacia la sociedad donde todos seremos como Ned Flanders, así que lo políticamente correcto ya me esta empezando a tocar un poco los .... pies, malpensados.

goyo lekuona dijo...

Plas, Plas, Plas

Y te lo dice uno al que se le ocurrio decir, "maricón el ultimo" en una ronda entre compañeros de la Uni en la que habia personas de tendencia homesexual :-( Glups

M i K e L dijo...

Hala, Goyo! Has dicho tendencia! Eso pasa en los límites y en las varianzas, no? Se es o no se es, punto!

Se nos ha puesto exquisito el Rabo (suena bien la frase) pero dada la sensibilidad de algun*s, la mala baba de otr*s y la violencia que destilan casi tod*s, a veces hay que andarse con ojo no vaya a ser que metas el vocablo equivocado en un agujero muy profundo del otro/a y le duela en lo más íntimo (esto también suena guarro). Y te lo dice alguien que continuamente practica el "sexo oral", o sea, que habla de l*s demás para j*derl*s!