Las entrevistas txistorreras

Sea con preguntas de nuestros lectores o sea respondiéndonos a nosotros, no tienen desperdicio. Y hay quien se atreve a responder...

Entrevistas

Incorrección política

El análisis y comentario político, de cuestiones navarras y del resto del mundo, nos lo da sin tapujos el politólogo y escritor Juan José Domínguez

Juan José Domínguez

Hablemos de dineros...

Con lo que nos cuentan El Filibustero y Jesús Jiménez, "Er Jimi", entendemos de fábula las cosas de la Economía navarra y del mundo

Economía

lunes, 12 de abril de 2010

El juez capador

El juez capador es un tipo que no deja indiferente a nadie. A veces pone de los nervios a los de la ETA, otras a los narcotraficantes, muchas la caga, pero, ahora, con lo de la memoria histórica y la investigación de los asesinatos de los fascistas durante la Guerra Civil , ha sacado de sus casillas a todos los fachas de España. Y ello quiere decir a la mayoría de los componentes del Tribunal Supremo, al Tribunal Constitucional, a los miembros del Consejo del Poder Judicial, a los magistrados y a los jueces. Se podría pensar que tanto conservador en el "tercer poder "resulta una exageración, pero no: la mayoría son ex franquistas, franquistas, hijos de franquistas y así.

La excepción es algún rojo. Normal: el nombramiento de los que están en la cúpula de la judicatura se basa en una elección antidemocrática y además hay que ser juez con varios años de experiencia, lo cual supone más cercanía en el tiempo al dictador y aprobar unas oposiciones que las validan otros jueces que a su vez vivieron "plácidamente" con Franco. Hasta los que van de progres fueron unos pijos franquistas, como Bermejo, el ex ministro de Justicia, o Cándido Conde-Pumpido, el Fiscal General del Estado. Incluso Peces Barba y Moscoso (padre) tienen un pasado. Sí, sí, pasen y vean en Camaleones, desmemoriados y conversos, de Sebastián Moreno. Para flipar. Y, desde luego, para entender por qué a Garzón lo van a joder.

España causa vergüenza y asombro en todo el mundo porque se ampara en la Ley de Amnistía de 1977 (fruto del chantaje golpista) para no investigar a los fascistas españoles responsables de miles de asesinatos durante la Guerra Civil y los 40 años de dictadura. Spain is different. Lo que en Alemania, EEUU o Francia causa sonrojo, aquí se ve con toda normalidad. Incluso por los pijoprogres, lo cual es ya el colmo de la delincuencia intelectual.

El juez capador quizá sea un prota. No digo que no. Pero en este caso acierta; entre otras cosas, porque la jurisdicción internacional supera el marco estatal por mucho que los picapleitos y todos los ingenieros de las Ciencias Jurídicas mareen la justicia con veleidades con olor a "Arriba España". Acaso, ¿no se ha juzgado a los nazis, al Ku Kux Klán, a Pinochet, a Videla...? Por poner unos ejemplos. Alguno reciente. De momento, lo dicho: el "juez capador" lo tiene difícil en España si el asunto afecta a las esencias patrias.

3 comentarios: on "El juez capador"

Aquí hay para todos dijo...

Amigo Dominguez, comparto su opinión respecto a la verguezan que supone todo ésto, pero no ponga como ejemplo a Alemania y Francia en cuanto a puerez democrática, o es que no se acuerda de la cantidad de cargos del Regimen de Vichy o del III Reich que, plácidamente, sirvieron a las admiradas democracias francesa y alemana...sí, sí, claro, se cragaron a Petain, Laval, Göring o Speer ( a éste, no del todo) ¡¡faltaría más!!! pero destacados politicos (o escritores) tenían su pasado en los régimenes fascistas y nacionalsocialistas. Te recomiendo sendos libros de Ferrán Gallego "De Auschwitz a Berlín. Alemania y la extrema derecha. 1945-2004" y "Neofascistas. Democracia y extrema derecha en Francia e Italia"
Ferran Gallego Margalef

Marian dijo...

Si hablamos de jueces franquistas, problamente tambien Garzón juró los principios del Movimiento, como todo aquel funcionario que trabajó antes de la muerte de Franco. Me parece lamentable el apoyo acrítico a Garzón, que no solo tiene afan de protagonismo, sino que muchas veces actua como si el sometimiento a la legalidad no fuera con el.

Pedro Albor dijo...

Un prócer, justamente admirado por la progresía local, después de hacer el bien, jugar al fútbol contra la droga, confraternizar con ministro y policía en cacería de gorrón, perder algunos expedientes, ralentizar otros, filtrar hasta el polvo de otros, olvidar alguna fecha jurídicamente decisiva para otros (narcotraficantes), desempolvar otros tras pasar por el despacho de su casi ministerio (Gal), olvidar unas primas únicas que pondrían en aprietos a su izquierdista y progre benefactor, autorizar y utilizar y filtrar escuchas ¿legales o ilegales, cuando se juzguen? que limitan el derecho de defensa, etc. etc.
Pues bien, el venerado prócer, en un paréntesis de su probo proceder, va, y el pobrecito se topa con un impresentable guardia de la porra (fachísimo, por supuesto) que le pilla mal aparcado.
Como es de JUSTICIA y como está claro que para algunos NO TODOS SOMOS IGUALES ANTE LA LEY, ponen el grito en el cielo y arremeten contra todo lo que se mueve para ... ¿evitar que se haga justicia? ... ¿para que le indulten antes de ser juzgado?
... ¿Para ascenderlo vivito y por supuesto pobre de solemnidad a los santos cielos de la progresía? ... ¿Para demostrar el elevado sentido de la solidaridad que tienen? ... ¿Para cumplir con las Bienaventuranzas cristianas? ... o simplemente ¡¡¡Por joder!!!