Las entrevistas txistorreras

Sea con preguntas de nuestros lectores o sea respondiéndonos a nosotros, no tienen desperdicio. Y hay quien se atreve a responder...

Entrevistas

Incorrección política

El análisis y comentario político, de cuestiones navarras y del resto del mundo, nos lo da sin tapujos el politólogo y escritor Juan José Domínguez

Juan José Domínguez

Hablemos de dineros...

Con lo que nos cuentan El Filibustero y Jesús Jiménez, "Er Jimi", entendemos de fábula las cosas de la Economía navarra y del mundo

Economía

lunes, 15 de marzo de 2010

Entrevista: Pablo Ojer y "Londinium Days"

Por JAVIER DOMÍNGUEZ
Periodista y lector

Es de Pamplona, estudió en Salamanca, hizo un máster en Barcelona y ha trabajado en varias épocas en Madrid. Ya se veía venir que su primera novela no estaría ambientada en su barrio. Pablo Ojer (Pamplona, 1976), se trajo de sus estancias en Inglaterra e Irlanda, además de un buen nivel de inglés, mimbres necesarios para hacer un cesto. El cesto se titula Londinium Days y es su primera novela.
Pero lo de escribir no es flor de un día , ni arrebato de una tarde aburrida de verano. Esta entrevista sobre su primer libro sale publicada cuando ya ha entregado los originales del segundo. Un poco más y nos pilla el toro. Espero la benevolencia de este compañero de profesión que ha estado en sitios tan dispares como el desaparecido diario La Estafeta de Navarra o la redacción de Deportes de Canal 4 - Localia.

- Londinium Days, primera novela de Pablo Ojer. ¿Habrá más o acabó harto de escribirla y la terminó por empecinamiento "naburro"?
- Habrá y hay más. Escribir es algo que siempre me ha gustado y siempre he hecho. Sí que es cierto que hasta ahora mis textos no habían tenido una extensión como para considerarse novela, pero todo ha formado parte de mi proceso de aprendizaje. Ir escribiendo relatos de menos a más extensión. Londinium Days, así como en todo lo que escribo, narro cosas que me gustan, me divierten y me interesan, con lo cual no es ningún empecinamiento, es disfrutar y eso nunca cansa.

- Por cierto, ¿por qué el nombre combina lo latino con lo anglófono? ¿También domina las lenguas muertas?
- Ya quisiera… Bueno, no sé si querría. El caso es que bastante tengo con defenderme en castellano e inglés. Realmente no sé por qué le puse ese título, no tiene una razón concreta. Llamar a Londres por su nombre en latín me pareció gracioso, original. Y “days” porque toda la novela se desarrolla en el Reino Unido y es una palabra que la conoce casi todo el mundo.

- Su libro trata de las vicisitudes de un pamplonés en Londres. ¿No le pinta un poco a lo Martínez Soria en "La ciudad no es para mí"?
- Totalmente, así es como me sentía yo cuando fui a Londres la primera vez y así es como me siento cada vez que vuelvo. Incluso, creo que se refleja ese mismo espíritu en la novela. Pero no lo considero como algo negativo, todo lo contrario. La capacidad de asombro que tiene Paco Martínez Soria, al igual que Patxi, el protagonista de Londinium Days, al llegar a la gran ciudad hace que todo lo fascine, que perciba auténticas maravillas incluso en las cosas más insignificantes. Y eso me permite describir Londres como la maravillosa ciudad que para mí es y carga de asombro y humor a la novela.

Lo novelado y lo autobiográfico
- Sin desvelar el final, digamos que el pamplonés se pierde un poco en la capital del Reino Unido. ¿Nos tira demasiado el terruño a los nacidos en Pamplona?
- El protagonista se pierde ante un mundo completamente nuevo, no sólo en el aspecto geográfico, en Londres, sino ante una situación vital completamente distinta de lo que había conocido hasta entonces. Patxi empieza de cero una nueva vida, nueva ciudad, nuevo trabajo, nuevas relaciones personales… Y en medio de todo esto, además, aparece el amor, algo quizá imposible. Respecto a la pregunta, yo creo que sí, a los nacidos en Pamplona, como a los navarros en general, nos tira mucho la tierra. Y eso es algo que la gente de fuera nos lo reconoce mucho.

- Pero eso, ¿no hace que a veces no acabemos de adaptarnos?
- Pues creo que solemos optar por una de las dos posibilidades. O regresamos al terruño enriquecidos con todo lo bueno que hemos aprendido fuera, o llevamos a Pamplona, a Navarra allá donde estemos enriqueciendo de esta forma las costumbres de otros lugares.

- Pablo Ojer, ¿ha trabajado también poniendo hamburguesas con tal de formarse en el extranjero?
- Sí, ese aspecto de la novela es totalmente autobiográfica. Y tener ese trabajo me resultaba tan grato como al protagonista. Pero también hay que decirlo, que con tal de vivir en una ciudad como Londres, se hacen las hamburguesas que hagan falta. Al fin y al cabo, el trabajo es el trabajo y, aunque algunos son más agradables que otros, todo trabajo es igualmente provechoso y productivo.

Sin parar de escribir
- El periodista novelista. ¿Más periodista o más novelista?
- Ante todo, y de momento, soy periodista. Es lo que me gusta, para lo que me he formado y lo que me da de comer. Ojalá algún día pueda decir que más novelista que periodista. Tampoco creo que una cosa quite la otra. Como periodista transmites una información verídica, narras unos hechos reales, y como novelista (cosa que yo todavía no me considero) narras unos hechos que no tienen por qué ser reales. La diferencia sólo se encuentra en la realidad o invención de lo narrado.

- El hecho de que sacaran una segunda edición de Londinium Days...
- Corrijo: ya va por la tercera.

- Entonces, enhorabuena triple. Que se esté leyendo tanto, ¿es un acicate en su carrera de escritor... o le hubiera dado igual que sólo la hubiera comprado la familia y la cuadrilla?
- No baso mi felicidad en el éxito o no de la novela, pero que hayan tenido que hacer hasta el momento una tercera edición, que se esté vendiendo en toda España, siempre es una alegría y una ilusión. Significa básicamente dos cosas: que a la gente le gusta lo que escribo y que yo tengo los mismos gustos que muchas otras personas, que soy normalito, del montón.

- ¿Tiene pensada o comenzada la segunda novela?
- Sí, recientemente finalicé mi segunda novela, que ya está en las editoriales.

- Acabo de quedar fatal. ¿Mandamos ya a la gente a las librerías?
- No, no. El tiempo que transcurre entre que se termina de escribir y se publica, en el caso en que sea publicada, es muy largo, así que habrá que esperar todavía. Y estoy embarcándome en una tercera novela.

- Casi nada. Y eso, ¿sin haber salido aún la segunda?
- Como he dicho antes, me encanta escribir, lo disfruto, lo gozo, por lo que no es imprescindible la publicación de una novela para que yo continúe escribiendo tranquilamente.

- Seguro que no acaba llenando los cajones de su escritorio con ello. Le seguiremos leyendo.

15 comentarios: on "Entrevista: Pablo Ojer y "Londinium Days""

Anónimo dijo...

Con respeto: la novela ésa es un truño infame, escrita como por un bachiller.

JD dijo...

Para gustos los colores, anónimo. A mí la novela me gusta hasta las 20 últimas páginas, donde el final y el "anexo" me acabó por despistar. ¿No te pasó a ti lo mismo?

Priorato dijo...

Que inicio de comentarios... ¿Ya se os ha colado otra vez el sobrino de Umberto Eco?. Desde luego, algunos comentarios de la txistorra son un buen ejemplo de la situación de desempleo masivo, con gente amargada y con mucho tiempo libre.

Redacción LTXD dijo...

Algunos, algunos. Otros afortunadamente invitan a la esperanza ;-)

Anónimo dijo...

JD, pasar de las 20 primeras páginas es imposible, así que no te digo llegar a las 20 últimas. A Priorato: es mi opinión, seguro que Ojer es un señor muy majo, pero el libro es una mierda. ¿Se puede decir?

Anónimo dijo...

En Navarra no escribe bien nadie. Se come muy bien, hay muchas tiendas cara pero escribir, ni san pedro

Anónimo dijo...

Coincidiría con el último anónimo si no tuviéramos a Miguel Sánchez Ostiz.

Avatar dijo...

Como dice Anonimo de las 13,55 tenemos a Sachez Ostiz y también a Rodriguez Plaza, médico del Hospital, que no lo hace nada mal escribiendo temas policiacos e incuso citaría a Diaz Huder con sus bastante acetables novelas históricas

Anónimo dijo...

Veamos autores Navarros más o menos contemporáneos.

Pablo Antoñana: Un canso triste. Un agonías.

J.J. Benítez: Qué decir sin partirse el culo, aunque el que más se lo parte es él, que está forrado con los caballitos de Troya de los cojones. Un iluminado.

Lucia Baquedano: "Cinco panes de cebolla", para adolescentes, y poco más. ¿Nadie lo sufrió en el cole?

Fernando Chivite: Ganó el premio de novela del Café Gijón, pero no tengo el gusto. Si alguien lo tiene que lo diga.

Ismael Martínez Biurrun: Temática de terror o fantástica, que ni me apetece ni la espero, pero que según dicen los que entienden, no es malo en lo que hace.

Jokin Muñoz: Pesado, previsible, cansino, que le dieron el Premio Euskadi porque a ver qué vasco se resiste a darle un premio a un euskaldun de Castejón. Pues eso.

Patxi Irurzun: Buffff, me supera. temáticamente quiere ir de trasgresor por decir polla y coño (es de otra época, tiene ya cuarenta palos). Estilísticamente es un cero y su sintaxis es para llorar, de menos diez. Está encantado de conocerse. Me alegro por él.

Manuel Hidalgo: Un pijales que va de izquierdista y que tiene columna en El Mundo. Como para hacerle caso. Tiene pinta de ser leído por Carlos III, y exclusivamente por señoronas.

Alfredo Urdaci: ¿Lo metemos? Jajajaja. Tienen publicados dos o tres libros. Ahora es jefe de prensa del Pocero. Con un par. Menudo elemento.

Hay más, claro, pero que los glose otro.

avatar dijo...

Al Anónimo de las 14,31-
Sigo un pocola lista Con el iconoclasta Ramón Irigoyen, buen traductor de los poetas griegos;pero grotesco e irreverente sin gracia en sus ralats cortos.
Fermín Goñi. periodista y gran amigo de Urralburu, con unas cuantas novelas infumables
Reyes Calderón, opusiana y Decana de una Facultad de la Universidad Privada, autora de " los crimenes del número primo, una de las peores novelas que he leído en mi vida
Sanchez Espeso, del que no tengoFF noticias ultimamenteque, creo que seguirá viviendo, y que es un magníco prosista
Fabrizio Potestad, psiquiatra y miembro de la ejecutiva del PSN- Hele´do muchos artículos de én Diario de Noticias, normalmente entendidos por una minoríay bastante pretenciosos y barrocos. He leído una
novela suya bastante farragosa y a veces ramplona.
Juanjo Dominguez, mejor articulista y politólogo que novelista.

Mugalari dijo...

Jua, jua, lo mejor que he le´do ultimamante. ayer por más señas, es lo del Señor Roberto Cangrejo Jiménez en Diario de Notias:En las próximas elecciones autonómicas el P.S.N. va a sacar más de 120.000 votos.Tal vez sea una de las muchas erratas de dicho periodico y pusieron un 0 de más. Jua,jua, jua.

Ari Gold dijo...

Ya que andáis hoy de crítica literaria. ¿Porqué no comentáis a los autores de los libros de la colección Pro Libertate del gobierno de Navarra en la que siempre escriben los mismos (Alli padre e hijo, Enériz, Pérez Calvo, Razquin Lizarraga, de la Hucha)... es que no hay nadie más en Navarra que sepa de Derecho o es que sólo se le publica a los de la cuerda y a nadie más?

Cuto dijo...

Para escritores buenos, pero buenos buenos, nosotros los escritores de de comentarios, tan demoledores en las opiniones, tan ingeniosos, tan anónimos...

Anónimo dijo...

Cuto, no te piques.

¿Sale en la guía tu nombre? ¿Por la ce, o es nombre en tu caso Cuto? Jajajajaja.

Anonimato dice... en fin.Puedes llamarme Maripili si te sientes más cómodo, o Cuta.

Nadie dijo...

La obra, Londinium Days, me parece de excelente calidad y muy agradable y entretenida de leer. Y bien podría haber sido editada por cualquiera de las grandes editoriales de España. Un estilo narrativo reposado, personal, pero con una historia intensa en la que todos nos podemos sentir reflejados, me parece un descubri, miento, que merece todo el elogio para la editorial. Ahora falta que lo descubra el gran público.