Las entrevistas txistorreras

Sea con preguntas de nuestros lectores o sea respondiéndonos a nosotros, no tienen desperdicio. Y hay quien se atreve a responder...

Entrevistas

Incorrección política

El análisis y comentario político, de cuestiones navarras y del resto del mundo, nos lo da sin tapujos el politólogo y escritor Juan José Domínguez

Juan José Domínguez

Hablemos de dineros...

Con lo que nos cuentan El Filibustero y Jesús Jiménez, "Er Jimi", entendemos de fábula las cosas de la Economía navarra y del mundo

Economía

lunes, 25 de enero de 2010

"Ese Tocho", capítulo 5

Por PATXI IRURZUN
Cuentista, blogger, sanferminero


Fue un periodista, Txus Cuenco, quien me mostró las dichosas fotos el día de mi presentación, en la sala de prensa, tras el posado de rigor con la camiseta del equipo, bajo la portería, simulando una palomita... Eché de menos, eso sí, el típico apretón de manos con el presidente del equipo. A los presis les gusta mucho figurar y que tú aparezcas a su lado como si fueras una de sus pertenencias. Godman estaba de todas maneras cerca, y también Burrutxaga, el capitán, y más tipos encorbatados, además de un enjambre de periodistas. Exagerado, en mi opinión, más teniendo en cuenta que los sanfermines eran un filón, con decenas de imprevisibles frentes informativos (esa misma mañana, sin ir más lejos, se había descalabrado por una de las murallas de la ciudad, a las que las parejas acudían a retozar, un ex-ministro de defensa que ahora prefería hacer el amor que la guerra —aunque fuera con un menor—). Exagerado y demasiado serio, pues en la rueda de prensa todos mostraban unas caras de "pobre de mí" nada propias del tercer día de fiestas.

Tal vez por ello agradecí la presencia de Txus Cuenco, un divertido periodista con unas pintas algo desfasadas, como de futbolista de principios de los ochenta: permanente, bigotón, gruesa cadena de oro al cuello....

—Señor Tocho ¿qué hay entre la alcaldesa y usted? —preguntó, y después algo que no entendí pero que me sonó parecido a "Rica, rica, rica, txistorra Pamplonica".
—Tú qué eres, uno de los pives esos del “Caiga quien Caiga”, ¿no? —le seguí la broma.
—Cuidado con éste: Es el periodista deportivo más famoso de Pamplona —me susurró "Burru", sin embargo.

Yo mismo pude darme cuenta de inmediato de que aquel tipo era el portavoz del resto de periodistas, una especie de padrino al que los demás respetaban. Más tarde sabría que su nombre, Txus Cuenco, no lo debía tanto a ser natural de la cuenca de Pamplona como a su afición por vaciar recipientes, mayormente rebosantes de pacharán. Circunstancia ésta, su dipsomanía, que lejos de mermar sus facultades, afilaba su agudeza.

—Ah, ¿pero no ha visto aún las fotos? —comprendió rápidamente —. Ulloa Óptico, miramos por sus ojos—. Txus hablaba de ese modo, introduciendo cuñas de publicidad en cada pregunta.

Después me alargó el periódico del día anterior.
—Observe, observe la magnitud de la noticia —decía, al tiempo que, como quien no quiere la cosa, señalaba mi abultada entrepierna en una de las fotografías.
— ¿Puede aclararnos si es un montaje fotográfico, o un efecto óptico como sugirió la alcaldesa en la rueda de prensa de ayer? Alonso vende al costo.

De repente sentí como si regresara la resaca y trajera con ella de la mano a todas las resacas que en el mundo han sido. ¿Qué diablos estaba pasando allá? ¿Pretendían utilizarme para algún tejemaneje político? ¿Para eso me habían fichado? Traté de recordar lo sucedido en el balcón del ayuntamiento. Había abrazado a la alcaldesa, es cierto, y hasta quizás la había abrazado demasiado estrechamente, aprovechando la lluvia de huevos para atraerla con mis manos mágicas a mi regazo, pero ella había contribuido generosamente a la erección. ¿Qué efecto óptico ni qué niño muerto? Una erección como dios mandaba —o como no mandaba—. ¿A quién le importaba? ¿Y qué había de malo en ello? ¿Qué clase de ciudad era aquella? ¿Qué clase de manicomio?

Demasiadas preguntas. Decidí que necesitaba ipso-facto más Vitamina C —C de Casquete—. Lo que no me imaginaba ni siquiera remotamente, dadas las circunstancias, era que fuera la propia alcaldesa quien me la proporcionara.

14 comentarios: on ""Ese Tocho", capítulo 5"

Anónimo dijo...

jodó qué empacho de tocho!
YA VALE

jorgenagore dijo...

Es el sino de nuestros tiempos: la peña no lee, traga. Se les "hace bolo".

Anónimo dijo...

Jorgenagore:
la peña lee lo que se le antoja. Y no traga lo que se le atraganta. Listo, más que listo.

Anónimo dijo...

¿Qué peña? La del Mutiko? La de Oberena? El Bronce?

Statler dijo...

Yo os recomiendo este gran libro, La peña la tiene pequeña

El tío Goyo dijo...

espero con ansiedad mas capítulos, esto si que es folletín del bueno (y no va con segundas gorrinos)

felicitat dijo...

Me apunto a la recomendación de Statler,ya que la tengo pequeña,la estantería de mis libros preferidos,le daré cabida a un tocho como este!

jorgenagore dijo...

Joder, ¿qué les echáis de comer a algunos anónimos?

Anónimo dijo...

Al que se empache, que deje su plato a un al lado, pero que deje comer a los demás, si nos apetece.

Anónimo dijo...

Irurzún es un poco pesado, indigesto. A mí hace cuatro tochos que ya se me ha hecho bolo. Ojalá que pase rápido.

Dick Grande dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Dick Grande dijo...

Señor anónimo, siento tener que comunicarte que, si La Txistorra Digital no lo remedia, todavía quedan cuatro o cinco capítulos de mi cuento Ese Tocho.

Por lo demás, ayer me pesé y estoy hecho un tirillas, 64 kilos y medio. Por mucho que usted intente engordarme poniendo un acento de más en mi apellido.


Patxi Irurzun

Xabier Bilbao dijo...

Y yo me pregunto. A este anonimo alguien le obliga a leerse todos los post de la txistorra.
Si no te gusta lo que escribe Tocho, no lo lees y punto. Lo entiendes? o es demasiado complicado.

Anónimo dijo...

Bilbao, te echaba de menos. Tocho no escribe. Tocho es un personaje del tirillas Irurzun, sin tilde. Al menos tú predicas con el ejemplo de no lectura. Eres un sabio.