Las entrevistas txistorreras

Sea con preguntas de nuestros lectores o sea respondiéndonos a nosotros, no tienen desperdicio. Y hay quien se atreve a responder...

Entrevistas

Incorrección política

El análisis y comentario político, de cuestiones navarras y del resto del mundo, nos lo da sin tapujos el politólogo y escritor Juan José Domínguez

Juan José Domínguez

Hablemos de dineros...

Con lo que nos cuentan El Filibustero y Jesús Jiménez, "Er Jimi", entendemos de fábula las cosas de la Economía navarra y del mundo

Economía

viernes, 30 de octubre de 2009

Reportaje: Kerobia, luchando contra los elementos

Cinematográfico y musical

2001, Mikel Zorrilla, Germán San Martín y Xabi Bandini se reúnen para intentar descubrir “nuevas líneas de música”. Un conjunto formado por una batería, guitarras y teclados sonaba interesante. A esta formación decidieron darle el nombre de Kerobia. “Todos los comienzos son duros, y el nuestro no fue una excepción”, cuenta Xabi, voz y guitarrista del grupo. “Si no fuese por todo lo que aprendimos en aquellos momentos, Kerobia no podría haber llegado al nivel de madurez que tiene hoy en día”.

Se lanzaron a probar suerte hace ocho años. Empezaron como todos, en condiciones precarias y escasez de recursos, buscando sitios donde tocar e intentando hacerse un hueco. Así nació Maketa, sus primeras ocho canciones guardadas en un disco autoproducido. Fue su debut como grupo. A éste le siguieron Kerobia (2004), Rose Escargot (2006) y los dos primeros discos de su actual trilogía: Materia Organikoa eta Gainerakoak (2008) y Papera eta Kartoia (2009). En Semana Santa, el grupo tiene previsto entrar de nuevo al estudio para cerrar el triángulo con la grabación de Plastikoak.

Kerobia es un grupo de furgoneta, carretera y manta. No quieren vivir de la música sino, más bien, vivir la música. “Si nuestro planteamiento cambiara –explica Xabi–, podríamos vivir de esto de una manera u otra, pero nosotros gestionamos nuestro proyecto de manera diferente”. Él lo tiene claro: “La fama es consecuencia del trabajo bien hecho y no un objetivo”.

El próximo 31 de octubre, tocarán en el Bonberenea de Tolosa. Antes, ensayarán en un local cerca de Añézcar (Navarra). El alquiler es más alto de lo que les gustaría, pero reconocen que es un sitio aislado y agradable, “algo poco habitual en los locales de ensayo”, admite el cantante.

El grupo sabe que su futuro y su público están en los conciertos: “no hay otra alternativa”. Por ello, y para que todo salga bien, planifican a conciencia sus horarios y su infraestructura. “Solemos salir del local sobre las tres de la tarde y volvemos a eso de las cuatro o cinco de la madrugada”. Una furgoneta, cinco músicos, un técnico de sonido, otro de luces y un roadmanager. “Mucha gente para tan poco espacio”, bromea el artista. “En estos viajes nos han pasado muchísimas cosas, pero la mayoría no son para contarlas aquí”.

Vender discos y llenar estadios es un privilegio reservado a unos pocos. El resto, como Kerobia, admite que nunca se llega a toda la gente que se quisiera. “Un buen día te encuentras con que has reventado una sala y la gente ha ido a verte, pero siempre eres un gran desconocido para otros muchos”, dice el cantante, cuyo grupo ha decidido optar por la autoproducción. “Si alguna vez hubiera una oferta seria de una discográfica, por supuesto que la estudiaríamos. Pero ya no nos toma el pelo ni Dios”, sentencia.

El artista asume que sacar un disco es un negocio muy caro. Aun así, reconoce que “todo depende de lo que te quieras gastar”. En el caso de Kerobia, su apuesta es “gastar en calidad”, una calidad que más tarde revierta en aprobación y reconocimiento del público. “Cada uno en el grupo es libre de tomar el camino que quiera, y uno de ellos es este”.

En estos momentos, si alguien entra en la página web de Kerobia puede descargarse los dos últimos álbumes de su discografía. El grupo asume que hoy en día es difícil vender algún álbum, y que para que la gente conozca tu nombre, hace falta un altavoz más grande: “Las descargas directas en internet no salen rentables, cada disco que sacamos nos hace un agujero de bastantes miles de euros. Nosotros obtenemos los ingresos a base de conciertos”.

Y en esta lucha por el reconocimiento, Kerobia intenta hacerse un hueco a base de trabajo. Que su nombre suene en las calles, que la gente vaya a sus conciertos. Por el momento, han conseguido llegar a un espectro muy amplio de gente, sobre todo en Navarra y el País Vasco. El año que viene saldrá su nuevo disco, y ellos intentarán seguir estando ahí: “Los problemas y situaciones futuras nos harán más fuertes y creíbles en el futuro”.

5 comentarios: on "Reportaje: Kerobia, luchando contra los elementos"

jd dijo...

Muy buen reportaje, Josemi. Espero que al menos te inviten a unas birras, que te las has ganado. Enhorabuena!

Sory dijo...

Muy bueno. Bien estructurado y con un adecuado uso de las citas!

Mi mas sincera enhorabuena :D

Elrumorforal dijo...

Fuentes a las que ha tenido acceso Elrumorforal, confirman que Roberto Jiménez no será candidato en las próximas elecciones autonómicas en Navarra. Suena el nombre de Moscoso y el de un mirlo blanco

Chantreano que se descojona dijo...

¿Qué cláusula de rescisión tiene Txentxo?