Las entrevistas txistorreras

Sea con preguntas de nuestros lectores o sea respondiéndonos a nosotros, no tienen desperdicio. Y hay quien se atreve a responder...

Entrevistas

Incorrección política

El análisis y comentario político, de cuestiones navarras y del resto del mundo, nos lo da sin tapujos el politólogo y escritor Juan José Domínguez

Juan José Domínguez

Hablemos de dineros...

Con lo que nos cuentan El Filibustero y Jesús Jiménez, "Er Jimi", entendemos de fábula las cosas de la Economía navarra y del mundo

Economía

miércoles, 22 de julio de 2009

Moratinos sucks, Gibraltar "aspañol"

Por ELOY RABO
Buscando al Mono Txarly en el Peñón


Nostálgicos del Imperio (dos puntos):

Como dijo Eric Cantona instantes antes de estampar su bota en los morros de un aficionado, "me están buscando y voy a dar hostias como panes". La visita de Moratinos al peñasco ese de bandera británica y acento andaluz os ha sacado de lo más profundo vuestra españolidad, vuestro imperialismo y vuestras ganas de revolver.

Os importa un carajo si en 1704 la piedra valía por su situación lo que hoy (con tanto GPS, misil teledirigido y aviones a reacción) no vale en absoluto. Os la trae al fresco que en 1713, en el Tratado de Utrech, se diera carta de legalidad al robo nocturno y alevoso de los piratas hijos de la Gran Bretaña. Ni siquiera os importan los monos, pobres ellos, bajo las garras de snobs estirados de hongo negro y five o'clock tea. Lo único que os cuenta es el agravio a la rojigualda que sentís cuando veis a Moratinos cediendo ante la pérfida Albión.

He de reconocer que Moratinos, con esa cara en forma de croissant de Taberna, mezcla de camarero servicial de terraza de la Plaza Mayor madrileña y de afable cura rural, no es precisamente santo de mi devoción. Pero bien es cierto que romper la ya instaurada tradición ibérica de pasar de Gibraltar, esgrimiéndolo sólo como enemigo interno cuando las cosas vienen mal dadas, le ha puesto a los pies de los caballos de los herederos de aquel que, sin haber sido jinete en su vida, tenía estatuas ecuestres como la de la Plaza del Ayuntamiento de Santander.

Afortunadamente, les conocemos. Son aquellos que piensan que Ceuta y Melilla son irrenunciables, que las Canarias no pueden ser más españolas, que Gibraltar es un escupitajo en la enseña nacional y que Perejil no es un condimento, sino una "pieza patria reconquistada al moro es singular fazaña". Los que esgrimen la Historia de tres siglos atrás para reclamar un jodido peñasco, pero que no quieren ni mirarla al hablar de los asesinados hace 70 años. Por eso, ya ni nos asustan ni les hacemos mucho caso.

Por eso, les propongo que sí, que vale, que deshagamos injusticias territoriales históricas. Incluso les sugiero dos criterios, a falta de uno:

- Criterio "De 1704 hasta hoy no vale". Por esta regla de tres, deberemos recuperar Cuba, que se independizó la muy ladina, así como toda Sudamérica. Igualmente deberemos declarar la Guerra a Estados Unidos si no nos devuelve Puerto Rico. No nos olvidemos de Filipinas, que le encantará a la Preysler. Sobre Melilla, habrá que volver a las fronteras anteriores al Tratado de Wad-Ras de 1860. Y reclamaríamos Cerdeña por los derechos históricos que sobre ella tiene Aragón. Eso, fuera de la Península: dentro, deberíamos reunificar a Castilla-León y Castilla-La Mancha, obviar la existencia de Murcia y de Cantabria y montar un cisco de cuidado dividiendo a la tierra de Revilla en cienes y cienes de condados. Por ejemplo.

- Si no les gusta el criterio de la fecha, podemos usar el Criterio "Esto me toca porque lo tengo cerca". Criterio que implica que España recupera Gibraltar (y nacionaliza a los monos), pero pierde Ceuta y Melilla, que pasan a ser de Marruecos, y las Islas Canarias, que serán repartidas entre Marruecos y el Frente Polisario. Italia reclamaría Menorca, muy cerca de Cerdeña, aunque probablemente andarían a hostia limpia con los alemanes, que por derechos de pernada se han ganado parte de la propiedad. En la Península, Treviño pasa a ser Euskadi, que a cambio pierde Trucíos y se lo da a Cantabria; el Maestrazgo se lo juegan a los chinos Castellón y Teruel; Petilla deja de ser navarra y se convierte en aragonesa; y con Andorra algo haremos, ya lo negociaré yo con Carla Bruni.

En fin, amigos nostálgicos imperialistas: que qué ganas tienen ustedes de tocar las pelotas por un palmo más de tierra. Un palmo de tierra en el que, entre el calor y el plurilingüismo salvaje, andan tan despistados que alguno de los que esperaba a Moratinos en la verja habrá exclamado esta mañana: "Moratinos sucks, Gibraltar aspañó".

6 comentarios: on "Moratinos sucks, Gibraltar "aspañol""

Habibi al Kassahar dijo...

Ondia, Eloi, ¿pero que tas fumau...?¿Y los árabes no pintamos nada en toda la movida de Gibraltar?
Porque, ¿sabe don Eloi Rabo que Gibraltar viene del árabe? Y que ni ingleses ni españoles, Gibraltar peretenece a Al Andalus (el paraíso).

Pau dijo...

Soy poco amiga de las exhaltaciones patrióticas, y menos de las nacionales, pero creo que en este caso la soberanía sobre Gibraltar tiene poco que ver con pretensiones imperialistas.

En el tratado de Utretch lo que se acordó es una cesión de la PROPIEDAD del peñon, pero no de la JURISDICCIÓN sobre istmo (la línea de tierra que une el peñón con la península) ni sobre los espacios marítimos (a excepción de las que queden encerradas dentro del puerto de Gibraltar, sobre las que Reino Unido tiene plena soberanía).

Lo que está en juego no es un trozo de tierra, sino una buena extensión de agua. Y el conflicto es porque son tres estados (efectivamente, también Marruecos) los que consideran que tienen derecho a reclamar soberanía sobre estas aguas.

Conforme nos alejamos de la costa existen unos territorios en el mar de diferente anchura sobre los que los estados ribereños poseen diferentes potestades: aguas interiores, mar territorial, y por último, la zona económica exclusiva que llega hasta las 200 millas. Cuando no existe la suficiente distancia entre países se llega a acuerdos internacionales para dividir las aguas, pero en el Estrecho ha sido imposible. Hay muchos intereses políticos y económicos en juego, que tienen un papel mucho más importante que la melancolía por los tiempos en los que en España no se ponía el sol.

Sobre Perejil y el ridículo incidente, más de lo mismo: a nadie le importaba el condimento sino el agua de cocción.

paco dijo...

Dice un proverbio, creo que árabe, que se cazan más moscas con una gota de miel que con un litro de vinagre.
Y con Gibraltar idem.
Cinco kms. cuadradados en donde viven "los llanitos" hace casi 300 años son para ir debatiendo,con sosiego,una alternativa plausible.
Sin estridencias que no llevan a ningún sitio y sí con racionalidad.
paco

Bomarzo dijo...

Y del Reino de Granada? Qué hacemos con él?
Muy buen artículo y muchas gracias por la visita. Por allí espero veros de nuevo.

Chantreano que se descojona dijo...

Joder Pau, le has dejado a Rabo con sus fobias al aire. Mira que eres mala...ay.

Na más que tonterías dijo...

Me resbala a quien pertenezca, pero el incumplimiento de las normas internacionales sobre medio ambiente (vease New Flame) y las caiditas de romas que constantemente le hizo el señor Chaves (vamos que se la metieron doblá, no así cuando el dichoso submarino nuclear cuando gobernaba Charlot, o sea, dos varas de medir) como presidente andaluz por falta de exigencias al peñón en materia medio ambiental nos tocan los cojones a los que vivimos en el campo de Gibraltar y tenemos que convivir con sus asquerosos puertos industriales que sufrimos en la bahía de Algeciras.

La soberanía que la decidan los "llanitos", pero que alguien los denuncie de una puta vez por contaminar la bahía, tengan la bandera que tengan.